Música

Arde la Filarmónica de Gran Canaria

La controvertida designación de Christian Roig como nuevo gerente de la agrupación desata una tormenta en el seno de la Orquesta

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC)
Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC) FOTO: SERGIO BOLAÑOS Sergio Bolaños

Guacimara Medina, presidenta de la Fundación de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y consejera de cultura del Cabildo, anunció la contratación de Christian Roig como nuevo gerente de la agrupación el 2 de agosto, tras el oportuno concurso. Roig suscribió un contrato de alta dirección con una duración de cuatro años y quedando establecido un período de prueba de seis meses. La retribución del nuevo gerente es de 56.906,92 euros. Apenas unos días más tarde se supo que dos candidatos en el concurso presentaron un recurso de alzada y una protesta formal contra el “irregular” nombramiento de Christian Roig en el que opinaban que su currículo no era el más adecuado y narraban una amplia serie de irregularidades en el proceso.

Roig, al parecer, no entró con buen pie y una buena parte de profesores de la orquesta enviaron una carta al Presidente del Cabildo en el que se afirmaba, entre otras cosas, que “durante los últimos años la OFGC ha mostrado un altísimo nivel artístico sin parangón, gracias al proyecto liderado por nuestro actual director Titular y Artístico Karel  Mark Chichón. En estos momentos la orquesta goza de una proyección a nivel nacional e internacional que nos ha consolidado como la institución cultural de referencia en Gran Canaria” y le hacían llegar una serie de preocupaciones como “la actual gerencia no ha estado al nivel de un proyecto artístico como el de la OFGC, creando una serie de malestares e incertidumbres que han perjudicado seriamente el desarrollo optimo de nuestra actividad…”

Tras la incorporación de Roig en septiembre parecen haber surgido un sinfín de tiranteces entre él y Chichon. Era algo que muchos preveían en función de los poderes que manejan la música en Canarias. De hecho, más de uno piensa que el nombramiento de Roig ha sido sugerido a Guacimara Medina por una de esas personas con el propósito final de eliminar a Chichon y volver a tener el peso en la OFGC que poseía con anterioridad. Ya en noviembre, el portavoz de Ciudadanos en el Cabildo ha pedido el “cese inmediato” de Chichon, argumentando que su contrato es “nulo de derecho”. Tras lo que surge inevitablemente la duda sobre si esta exigencia ha sido “inspirada” por la propia concejala. En cualquier caso, la pretensión de cese por nulidad de contrato resulta absurda y contraproducente para la propia fundación, única responsable si lo fuese y en absoluto imputable al señor Chichon, que incluso podría exigir una reparación.

Pero la pasada semana la cosa se complicó más con la denuncia y el requerimiento que el gerente y la jefa de producción han presentado contra el director artístico y la propia Fundación, representada por Medina, en materia de tutela del derecho a la integridad moral, del derecho al honor y por acoso moral en el ámbito laboral. Roig, que aún se encuentra en el periodo de prueba de seis meses, exige una indemnización de 40.000 euros. Sin entrar en el fondo, es inaudito que el gerente, menos de dos meses después de asumir el cargo y estando en periodo de pruebas, presente una denuncia de este tipo. El incendio continuará porque lo que hay es una lucha entre los partidos políticos del Cabildo que, lamentablemente ha arrollado a la OFGC, Chichon y Roig.