El “Lohengrin” de Bieito, entre las “fakes news” y la Covid

El director escénico español debuta este domingo en la Staatsoper de Berlín con una pieza sin público “in situ”

Imagen de la representación del "Lohengrin" de Bieito
Imagen de la representación del "Lohengrin" de BieitoMonika RittershausEFE

El director escénico Calixto Bieito debuta este domingo en la Staatsoper de Berlín con un “Lohengrin” sin público, acorde a las restricciones por la covid y a modo de defensa de valores fundamentales en tiempos de “fake news”. El español plasmará a través de la ópera de Richard Wagner los valores de la “justicia y la democracia”, en una sociedad que tiene “todos los recursos de la información a su alcance”, pero que se mueve en la oscuridad, explica el director previo al estreno a través la web de la Staatsoper.

Lohengrin demuestra la “importancia de creer en algo”, en unos momentos en que no se sabe “qué pasará en los próximos cinco años, tal vez dos años” y donde, además, “no sabemos lo que es cierto y lo que es ‘fake’” entre el cúmulo de informaciones recibidas.

El debut de Bieito en la Staatsoper, la ópera que dirige desde 1992 Daniel Barenboim, se produce en la fecha programada, el 13 de diciembre, aunque sin público. Contará con el tenor francés Roberto Alagna, por primera vez al frente de ese personaje, dos años después de haber cancelado su aparición en el festival Bayreuth (Baviera). Entonces, su anulación ante el templo wagneriano por excelencia justificó en que no había podido prepararse para esa ópera; luego se explicó la ausencia en disensos con el director Christian Thielemann.

Monika RittershausEFE

Alagna interpretará su “Lohengrin” ante una Staatsoper vacía, para una producción que transmitirá, a partir de las 21:15 horas, la cadena ZDF/ARTE, para toda Europa, así como la web de la Staatsoper. El papel de Elsa de Brabante lo asume la lituana Vida Mikneviciute. El resto del reparto incluye a René Pape, Martin Gantner, Ekaterina Gubanova y Adam Kutny.

Bieito y la escenógrafa Rebecca Ringst han adaptado la ópera a las normas impuestas por la pandemia. El coro quedó reducido a 74 miembros para garantizar el distanciamiento. La Staatskapelle, la orquesta titular, tocará en un formato reducido a 45 músicos (la mitad de lo habitual). Esta limitación tiene, sin embargo, su justificación histórica, ya que en su estreno en Weimar Franz Liszt dirigió también una orquesta reducida.

Bieito, que ya dirigió en Stuttgart un “Holandés Errante” (2008) y “Parsifal” (2010), además del “Tannhäuser” (2018) en Leipzig, tendrá un nuevo desafío wagneriano en Alemania. Para la Staatsoper, este “Lohengrin” es el “punto culminante de una inusual temporada”, en palabras de su director general, Matthias Schulz. La transmisión por el canal ZDF/ARTE es una especie de tabla de salvación, en unos momentos en que se echó el cierre a toda su vida cultural -sean teatros, cines, museos o salas de conciertos.