Las maravillas de Brunelleschi se podrán volver a admirar en Florencia

Las figuras de los profetas, obispos y querubines lucen resplandecientes en el Baptisterio después de la restauración de sus mosaicos del siglo XIV

Thumbnail

Desde el lunes 25 de enero se escucharán nuevamente exclamaciones de asombro al entrar a la catedral admirando un arte que no tiene fin. Será una apertura “ligth”, así lo comunica una de sus responsables. Florencia se ha quedado vacía como tantas ciudades en el mundo a causa de la pandemia, pero han decidido reabrirla para volver poco a poco a darle vida a uno de los lugares y monumentos más visitados del mundo.

En esta “apertura particular” no se podrán visitar los museos pero sí se podrá entrar a la catedral. Estos permanecerán cerrados hasta que el gobierno decida a que fase pasa la ciudad.

Han restaurado cuatro de los ocho lados del monumento más antiguo de Florencia, el Baptisterio, según el comunicado de prensa. Obras admirables como los mosaicos incrustados en los murales del siglo XIV que representan a los profetas, obispos y querubines volvieron a la vida gracias a esta restauración realizada milímetro a milímetro.

Los trabajos de restauración del Baptisterio
Los trabajos de restauración del BaptisterioClaudio Giovannini

Para los enamorados de la restauración y de los trabajos de precisión, mirad este video:

Thumbnail

El mismo lunes 25 de enero que abrirá la catedral de Santa Maria del Fiore, desmontarán estos andamios colocándolos en el area pendiente a restaurar. Se tiene previsto concluir los trabajos al final de este año. Vincenzo Vaccaro responsable de la obra comenta que llevan invertidos un millón y medio de euros en este proyecto y que por el momento no tienen prevista la restauración de la cúpula dejándola como un proyecto a realizar.

La Catedral de Florencia estará abierta al público de lunes a viernes según el ultimo Decreto.

Dante Alighieri lo llamó “Il mio bel San Giovanni

Los muros interiores del Baptisterio de Florencia son de mármol blanco, prato verde y mosaicos. Han sido muchos los descubrimientos durante estos trabajos, nunca antes realizados tan minuciosamente en este monumento profundizando en su historia, como la técnica utilizada en los mosaicos de la pared, la cera pigmentada para cubrir el blanco de la piedra caliza formada por la infiltración del agua del techo que ha sido removida para devolver el color natural de las piedras y las huellas de pan de oro en uno de los capiteles de las galerías femeninas. Se llevó a cabo paralelamente una intervención de limpieza en el monumento funerario del antipapa Juan XXIII, obra de Donatello y Michelozzo que está apoyado en uno de los lados del Baptisterio y ha sido liberado del polvo superficial que cubría el dorado.

Beatrice Agostini, diseñadora y directora de los trabajos de restauración de Santa Maria del Fiore, hace referencia a la complejidad de los trabajos de este monumento. Entre la primera y la segunda década del siglo XIV, cuando finalizaron la colosal obra con los mosaicos en la Cúpula del Baptisterio, quisieron ampliarla a las zonas no previstas originalmente y para llevarlo a cabo, necesitaban encontrar una solución que permitiera superponer los mosaicos al revestimento de mármol y superar los problemas de estática, para ello, utilizaron baldosas de terracota a medida rayadas y fijadas al mármol de las paredes con alfileres centrales de hierro batido que fueron soldados, posteriormente se creó una sinopia sobre los azulejos y más adelante se colocó el mosaico directamente. No se utilizó un mortero normal sino una masilla. Descubrir estos pasos fue una de las tareas más complejas a la que se han enfrentado en esta obra - confirma.