5 motivos para ver “Schitt’s Creek” antes de los Globos de Oro

La serie canadiense ha alcanzado 5 de las nominaciones más relevantes de los galardones

Desde la izda., Annie Murphy, Eugene Levy, Catherine O'Hara y Dan Levy, protagonistas de "Schitt’s Creek"
Desde la izda., Annie Murphy, Eugene Levy, Catherine O'Hara y Dan Levy, protagonistas de "Schitt’s Creek"IMDB

Desde 2015, ha existido una serie canadiense que, hasta ahora, no ha obtenido el reconocimiento que se merece. Se trata de “Schitt’s Creek”, ficción de 6 temporadas creada por Dan y Eugene Levy y dirigida por Jerry Ciccoritti y Paul Fox. Hasta que no se incluyó en el catálogo de Movistar o Netflix, a la serie le ha costado trabajo hacerse ver. Ayer, por fin, los Globos de Oro incluyeron entre sus nominados a esta serie, siendo una de las más exitosas junto a “The Crown”. Fue nominada a Mejor Actriz (Catherine O’Hara), Mejor Actriz de Reparto (Annie Murphy), Mejor Actor (Eugene Levy), Mejor Actor de Reparto (Daniel Levy), y Mejor Serie de Televisión. Cinco de las categorías más relevantes de los galardones, lo cual nos da motivo de sobra para acercarnos a esta serie. Pero, ¿por qué otras razones merece la pena verla?

1. Un reparto de lujo

Dan Levy, Catherine O’Hara, Eugene Levy y Annie Murphy interpretan a David, Moira, Johnny y Alexis Rose, respectivamente, una familia adinerada que lo pierde todo después de que su gerente de negocios sea condenado por fraude. Estos grandes actores hacen alarde de su talento interpretando las peripecias de los Rose, a quienes el gobierno solo les dejará una propiedad en Schitt’s Creek, una localidad llena de gente maleducada. Así, estos pesos pesados de la comedia se unen en un tándem con gran química dentro y fuera de la pantalla, siendo, de por sí, un éxito asegurado la firma Levy.

Catherine O'Hara y Eugene Levy en "Schitt’s Creek"
Catherine O'Hara y Eugene Levy en "Schitt’s Creek"IMDB

2. Para reír a carcajadas

“Schitt’s Creek” es una de esas series que se pueden ver en cualquier momento. Después de trabajar, antes de dormir, en un descanso laboral o junto a la familia. Es de esas ficciones cuyas historias enganchan y, sobre todo, hacen que el espectador se despeje de cualquier tipo de preocupación. Todo ello, gracias a sus continuos gags y sus incansables bromas en cada escena de cada capítulo.

3. Un canto a la inclusión LGTBI

El personaje de David (Dan Levy) es bisexual, algo que ya se conoce desde el principio de la serie. Sus relaciones con hombres y mujeres se tratan con tal normalidad en la ficción que se ha convertido en uno de los puntos fuertes. Es más, los vecinos de Schitt’s Creek no se inmutan -ni falta que hace- cuando el personaje llega con sus parejas, razón de más para asegurar que la serie es un canto a la inclusión, totalmente carente de prejuicios.

Annie Murphy y Dan Levy en "Schitt’s Creek"
Annie Murphy y Dan Levy en "Schitt’s Creek"IMDB

4. ¿Nuevo clásico?

La ficción, de 6 temporadas, está conformada de episodios de unos 20 minutos. Además, se desarrolla en un espacio en particular y alrededor de unos mismos personajes. Esta es la máxima definición de “sitcom”, de tal manera que “Schitt’s Creek” podría convertirse en un nuevo clásico del género. Sus tramas son tan refrescantes, su elenco de tal calidad y sus chistes tan efectivos que no han sido pocos quienes la han relacionado con los títulos más exitosos del género sitcom.

5. Un gran trabajo tras las cámaras

No fue fácil para el equipo de la serie llegar a donde están ahora. Desde que se estrenó 2015, es cierto que cada vez ha ido ganando más adeptos, con la evidente ayuda que concede que un catálogo como el de Netflix la incluya. No obstante, cuando sus creadores arrancaron en el proyecto, todo eran problemas: Daniel y Eugene Levy trataron de vender la idea en diferentes cadenas en abierto y de pago de Estados Unidos, pero nadie la compró. Finalmente, lo lograron con un acuerdo con la canadiense CBC, la distribuidora europea ITV Studios y el canal de pago Pop TV. Fue en 2017 cuando entró el factor “streaming” y su fama se multiplicó, consiguiendo arrasar en los Emmy del año pasado y, ahora, en los Globos de Oro.