Asturias, capital mundial de la poesía

Aprovechando el Día Mundial de la Poesía, diversas empresas e instituciones llevan a cabo hoy un sinfín de actividades

Asturias aspira a convertirse cada 21 de marzo en la capital mundial de la poesía
Asturias aspira a convertirse cada 21 de marzo en la capital mundial de la poesíaLa Razón (Custom Credit)

No muchos proyectos o iniciativas en el mundo son capaces de reunir en un corto espacio de tiempo a tantas personas, instituciones y empresas como es el caso por el cual hoy hacemos fiesta en Asturias. Hoy queremos hacer de Asturias la capital mundial de la poesía con un proyecto único en el mundo convocando a todas las lenguas y culturas. Como comienzan todos los magnos proyectos dirigidos por eminentes personas, es éste que hoy nos importa de especial calado e importancia para los asturianos. Y tendría que ser otra vez el bueno de Graciano García (Chano) el inventor de los entonces Premios Príncipe de Asturias, hoy Princesa de Asturias, quien pusiera en marcha esta preciosa y genuina iniciativa, inspirada en cierta medida en el Premio Internacional de Ensayo Jovellanos hace ya casi 28 años.

Me contaba una vez el maestro Graciano que en una de las reuniones que de vez en cuando mantenía por cuestiones profesionales con el ya fallecido Isidoro Álvarez de El Corte Inglés, éste le comentó al oído: «Tú y yo somos unos incompetentes para hacer cosas pequeñas». Y vaya si efectivamente eran unos incompetentes para tal menester. El actual proyecto de Graciano adquiere en este momento tal magnitud y relevancia que personajes y entidades de talla nacional e incluso internacional han dado su entusiasta y emocionado apoyo a este sensible y poético propósito.

En cualquier caso, en este momento está en manos de los asturianos, de todos los asturianos, el pleno éxito de «Asturias, capital mundial de la poesía». Multitud de sectores, empresas, autónomos, comercios, entidades docentes, organismos, han puesto y siguen poniendo su granito de arena incorporando, por ejemplo, a cualquiera de sus actividades profesionales un poema de un autor por ellos mismos elegido, plasmándolo en un simple trozo de papel, siendo portada del mismo el logotipo de nuestra iniciativa, Y obsequiándolo a clientes y amigos. Aprovechando igualmente el Día Mundial de la Poesía, diversas empresas e instituciones llevan a cabo hoy un sinfín de actividades, como ha sido el caso de la Sociedad Económica de Amigos del País de Avilés y Comarca que va a obsequiar con un díptico conteniendo un poema, en este caso de un poeta asturiano, Aurelio González Ovies, a cada uno de los enfermos que hoy se encuentran ingresados en los hospitales de Oviedo, Gijón y Avilés, y que se les hará llegar en cada una de las bandejas de sus respectivos almuerzos. O el caso de muchos colegios, que con un tema de fondo común a todos ellos, «Los abuelos», han creado diversos concursos entre el alumnado.

Piensen por un momento en la relevancia de lo que estamos comentando, que bastaría recoger como a continuación haré las palabras de la sra. Audrey Azoulay, directora general de la Unesco, con motivo del Día Mundial de la Poesía 2020. Dice: «La poesía anida en lo más hondo de lo que somos, mujeres y hombres que conviven en el mundo de hoy, abrevándose en el legado de las generaciones pasadas y custodiando este mundo para nuestros hijos y nietos. Al celebrar hoy la poesía, celebramos nuestra capacidad de luchar unidos por la diversidad biológica como preocupación común de la humanidad y como parte integral del proceso de desarrollo internacional».

Utilizando palabras de Graciano, es éste un proyecto vehicular para una Asturias esperanzada, culta, unida, que siempre y hoy más que nunca amó y ama, pues eso, la cultura, la libertad y la concordia, para poder emprender con todo ello caminos que otros no hicieron ni hacen, y además arriesgando, porque sin riesgo ningún plan de este tipo es un proyecto de éxito, y éste lo es. Le dije a Graciano en una ocasión que pese a las condecoraciones, reconocimientos y premios que recibió, España, y desde luego Asturias, habrían de reconocerle aún mucho más. A propósito: el Rey emérito un día le comentó así como el que no quiere la cosa: «Eres un héroe de España». Y no se quedaba corto con el comentario, en mi opinión. Y el reconocimiento como Hijo predilecto del concejo de Aller, el de Hijo adoptivo de Oviedo y la Medalla de oro de Asturias, incluso la máxima distinción civil de España, la Gran Cruz de la Orden de Carlos III, formarían parte, en todo caso, del verdadero homenaje y permanente y visible reconocimiento, como sería que en ciudades y villas asturianas el nombre de Graciano estuviera en una próxima calle, plaza o edificio, que en esos lugares se llevara a cabo y rezara algo así como: «Graciano García (Chano). Periodista», con especial implicación en las localidades de Moreda, Tapia de Casariego y Oviedo. Ahí dejo la propuesta. No olviden que si alguien puso a Asturias en el mapa del mundo, ese fue Graciano con sus premios.

«Escribir poesía es como hacer el amor: nunca se sabrá si la propia alegría es compartida», dijo Césare Pavese.