Actualidad

La taquilla española se recupera a pasos “agigantados”

El estreno de “Godzilla vs. Kong” y la buena acogida de proyectos independientes, sumada a la reapertura de salas, permite mirar con esperanza lo que queda de primavera

Fachada de los cines Golem, en Madrid
Fachada de los cines Golem, en MadridLuis DíazLa Razón

A pesar de las previsiones, que eran bastante positivas respecto a su estreno, poco esperaban que “Godzilla vs. Kong” registrara una recaudación total de 1.428.341 euros en sus primeros tres días en taquilla. El éxito de la batalla de los monstruos de Warner, que apostó por su pase en salas pese a la tentativa de las navidades de llevar todo su contenido a HBO/HBOMax, se suma al de “Monster Hunter”, con más de 150.000 euros de recaudación y a las sorprendentes cifras de “Nomadland”. El filme de Chloé Zhao, favorito al Oscar en Mejor Película, Dirección y Guion adaptado, llegó hasta los 217.000 euros y coronándose como uno de los mejores estrenos pandémicos que no pertenezcan a una franquicia, a pesar de que su distribución en nuestro país corra a cargo de Disney.

Los buenos números de las películas que se estrenaron la semana pasada, en consonancia con una ristra de entrenos de “clase media” que abogan por acercar esta Semana Santa a los espectadores de nuevo a las salas desde una perspectiva menos ruidosa (”Los Estados Unidos contra Billie Holiday”, “El Horizonte”), ha provocado que la taquilla española, por fin, empiece a vislumbrar la luz al final del túnel. Si bien estamos todavía lejos de los 4 o 5 millones de entradas por semana que se vendían antes de la explosión de la pandemia, las cifras de la semana pasada arrojan un total de más de 2 millones y medio de espectadores, más del doble de lo que se registraba hace menos de un mes, según la auditora Comscore.

Además de títulos de corte familiar como “Tom y Jerry”, que en Estados Unidos fue directa a plataformas pero en nuestro país ha hecho unos muy envidiables 419.000 euros, la cartelera está repleta de títulos con solera como “El agente topo” (candidata al Oscar a Mejor Documental), “Raya y el último dragón” (último producto de la factoría Disney) o “El padre” (Anthony Hopkins podría ganar una nueva estatuilla el próximo 25 de abril). Si los monstruos han dado el empujón definitivo y por fin podemos hablar de la esperada recuperación, lo sabremos antes de que acabe el mes, cuando las salas que no han sido arrasadas por la crisis vuelvan a buscar el calor primaveral y los estrenos retrasados sigan llenando la cartelera de propuestas interesantes.

Sin noticias de las plataformas

En este tiempo tan extraño que domina los estrenos, donde antes había un cauce para una docena de películas y ahora hay doce para una treintena de proyectos, las plataformas parecen haber frenado esa ofensiva inicial que se cebó, directa o indirectamente, con las salas durante la parte más dura de la pandemia. No en vano, casi todas las grandes a excepción de Netflix (inversión marginal) siguen teniendo intereses de calado en la exhibición y en el cómo se veían las películas antes de la llegada del virus.

Esa especie de “silencio administrativo” de los grandes jugadores del tablero audiovisual también puede haberse visto afectado por la carrera de premios más larga de la historia, que pasó de los 4 meses habituales a casi 7 entre la victoria de “Nomadland” en Venecia y su más que esperable triunfo en la próxima ceremonia de los Oscar. Sea como sea, parece que ese tercer modelo de convivencia, el que hablaba de estrenos simultáneos y acuerdos previos para ventanas de exhibición (como demostró el compromiso de Warner con las salas para 2022), parece que ya está aquí y, por el momento, tiene intención de quedarse. Con ello en mente, seguiremos esperando a “Viuda Negra” o “Army of the Dead”, la nueva película de Zack Snyder tras su remontaje de “La liga de la justicia”.