El Prado adquiere “Aníbal vencedor”, de las primeras obras conocidas de Goya

La obra, que la Fundación de Amigos del Museo compró en 2020 por 3 millones de euros, pasa a ser propiedad de la Pinacoteca

"Aníbal vencedor que por primera vez mira a Italia desde los Alpes", de Goya
"Aníbal vencedor que por primera vez mira a Italia desde los Alpes", de GoyaMuseo del Prado

Si de algo debería presumir el Museo del Prado es de las obras de arte de Francisco de Goya que contiene su colección permanente. La Pinacoteca alberga gran parte de sus pinturas, ofreciendo siempre al visitante una visión completa del desarrollo tan complejo como interesante de su carrera artística. Ahora, el espacio anuncia una nueva adquisición que, en palabras de su director, Miguel Falomir, se trata de “una obra fundamental en la trayectoria de Goya”: “Aníbal vencedor contempla por primera vez Italia desde los Alpes”.

Se trata de un óleo que Goya presentó al concurso de pintura de la Academia de Parma en 1771. Hasta ahora, pertenecía a la Fundación Selgas-Fagalde, que en los últimos meses está vendiendo su colección. El anuncio de la adquisición lo ha difundido el Prado a través de su perfil de Instagram.

“Es un día extraordinariamente feliz para el Prado -indica Falomir-, el pintor preparó esta obra minuciosamente y alguno de los estudios que hizo para ella pueden verse en el ‘Cuaderno Italiano’”, documento que también alberga el museo. Si bien la pintura se exponía en el espacio desde 2011, su adquisición completa se ha formalizado gracias a la Fundación de Amigos del Museo. “Se produce, además, en el año de nuestro 40 aniversario”, explica en el vídeo de Instagram la responsable de la institución, Nuria de Miguel.

La obra fue adquirida en 2020 por 3,3 millones de euros por dicha Fundación y, ahora, la donan a la Pinacoteca. Asimismo, existen dos bocetos del cuadro: uno fue adquirido por el Museo de Zaragoza y el segundo fue subastado en Nueva York en enero de 2020.

“Aníbal vencedor” es una de las composiciones de mayor relieve e impactantes de la etapa de juventud de Goya. La pintó al final de su estancia de dos años en Italia, para participar en el concurso de la Academia de Bellas Artes de Parma. Si bien la pista del cuadro se perdió tras su presentación al concurso, fue comprado a mediados del siglo XIX en Madrid por el arqueólogo, historiador y empresario Fortunato Selgas (1839-1921).

En la pintura se observa a un Aníbal en primer plano, mientras que el ejército pasa por detrás descendiendo la montaña hacia Italia. De esta manera, la obra ofrece una de las características típicas del estilo pictórico del momento, colocando a la figura del héroe en el centro de la composición.