Collage en la ORCAM

Auditorio Nacional
Auditorio Nacional. La Razón

Obras de Duran y Rossini. Solistas: S.Puértolas, M.J.Montiel, A.Hernández, J.A.López. Orquesta y Coro de la Com. de Madrid. Director: Víctor Pablo Pérez. Auditorio Nacional. Madrid, 12-V-2021.

Continuó el VII ciclo de Música y religiones de la Orcam con un concierto muy especial, en el que se entrelazaban dos obras de Juan Durán y Gioachino Rossini. La primera de ellas, la cantata «Crisol», obedece a un encargo de la ORCAM en colaboración con la SGAE y la AEOS. Su estreno iba a tener lugar el pasado 25 de enero, pero hubo que posponerlo a causa de la pandemia e, incluso ahora, la plantilla ha tenido que ser reducida, especialmente en las secciones de viento y percusión.

La obra empieza con un solo de violín seguido del coro, a los que se une el resto de las maderas en una textura sutil con un leve acompañamiento de la cuerda. Poco a poco aparecerán citas al el Kadosh, el cántico de alabanza tradicional hebreo por antonomasia que es también evocado en «La lista de Schindler» y el Tala «al Badru» Alayna, poema islámico tradicional, que se considera el primer cántico musulmán que se le dedicó a Mahoma cuando éste entró en Medina.

También la cultura cristiana se halla presente a través del «Cántico de las criaturas» original del propio Durán y cada una de las tres culturas presenta un coro específico. El carácter casi etéreo cambia radicalmente cuando entra la percusión. La amalgama incluye también una cita a la «Pasión según San Mateo» bachiana. Las tres culturas, cristiana, judía y musulmana, se funden finalmente en un explosivo final. La partitura, de algo más de quince minutos, fue muy aplaudida, ya que llega al oyente en una forma asequible, comunicativa y atractiva. Rossini también empleó el collage en su «Stabat Mater», una de las obras de su última etapa, en la que lo religioso y lo operístico van muy unidos y que ha de agradecer a España su existencia, nacida tras la visita del compositor a Madrid.

En sus diez números encontramos pasajes tan operísticos como el «Cujus animan gementem» del tenor, bien abordado por Airam Hernández; el impactante solo del bajo «Pro peccatis suae gentis» en el que lució su poderosa voz Jose Antonio López; la más serena página de la soprano «Inflammatus et accensus», correctamente traducida por Sabina Puértolas y la cavatina para mezzo «Fac, ut portem Christi mortem», en la que una mucho más estilizada María José Montiel mostró su preciosa voz de timbre acariciador y su capacidad para impregnar de sentimiento cada palabra. Víctor Pablo Pérez dirigió con entusiasmo, quizá un punto excesivo en el volumen, a una orquesta y unos coros que, como le sucede también a otras formaciones, parece que la pandemia les haya favorecido. Un programa así, con una magnífica interpretación, no podía dejar de entusiasmar al auditorio.