La mejor temporada del mundo está en el Teatro Real de Madrid

Todavía con el subidón de los Opera Awards, el Real presenta un curso 2021/2022 para «salir de la caverna» del Covid

«El ángel de fuego», dirigido por Calixto Bieito, es una de las apuestas del Teatro Real para la temporada que viene
«El ángel de fuego», dirigido por Calixto Bieito, es una de las apuestas del Teatro Real para la temporada que vieneMonika RittershausÓpera de Zúrich

La resaca del título de mejor teatro del mundo es larga por la plaza de Oriente. No todos los días elevan a uno al pedestal del número uno. Pero por si había dudas o algún despistado en la Sala Gayarre, el Teatro Real se ha encargado de recordarlo una vez más, desde que el 10 de mayo saltase la noticia en la gala de los International Opera Awards. Con un vídeo del momento y de la posterior (mini) celebración comenzaba la presentación del curso 2021 /2022 en el coliseo madrileño. «Una de las mejores temporadas que hemos hecho», puntualiza Gregorio Marañón –presidente del Patronato– en consonancia con el título recogido.

«En estos tiempos de oscuridad el Real ha estado del lado de la cultura y con todas las medidas necesarias. No hemos perdido el tiempo ni la ambición, y la excelencia sigue siendo nuestra vocación. No vale con solo cumplir», continuaba Marañón antes de que Ignacio García-Belenguer, director general del Teatro, tomara la palabra para aportar las cifras de la programación surgida «de la caverna de la pandemia»: 282 representaciones, 124 de ellas correspondientes a ópera, 14 a danza, 20 a espectáculos flamencos (con la esperanza de duplicarlas), 99 citas junior, 10 nuevas producciones... y el 23 de septiembre como el día marcado en el calendario para la «gala de estreno», fijaba García-Belenguer.

«La Cenerentola», de Rossini, será la encargada de iniciar el año «con una dramaturgia delirante», apunta Joan Matabosh, director artístico. Un montaje que se suma a otros títulos populares del repertorio lírico, como «Las bodas de Fígaro», «Nabucco», que regresa al Real tras una sorprendente ausencia de 151 años, «El ocaso de los dioses», «Lakmé» o «La bohème». Menos conocidas son otras obras del barroco inglés como «Parténope», de Georg Friedrich Händel, y «Rey Arturo», de Henry Purcell, y tres obras del siglo XX raramente interpretadas: «Juana de Arco en la hoguera», de Arthur Honegger, «El ángel de fuego», de Sergéi Prokófiev (que llega por primera vez a España de la mano de Calixto Bieito) y «Siberia», de Umberto Giordano.

Se destacó la puesta en escena del oratorio de la pieza de Honegger como muestra del «sincretismo» de una programación de ópera en la que también se encuentra la cantata «La damoiselle élue», de Claude Debussy; el estreno absoluto de «Extinción», producción concebida a partir de dos misas del compositor barroco español Joan Cererols­; la miscelánea de fragmentos de ópera y danza del siglo XVII titulada «El nacimiento del Rey Sol» o la propuesta híbrida del músico Rufus Wainwright, «Hadrian», «belcantismo pop» con fotografías de Robert Mapplethorpe.

En resumen, un amplio abanico de estilos musicales que van del barroco del siglo XVII a la actualidad, donde encontramos los estrenos absolutos de la ópera de Luis de Pablo «El abrecartas» a partir de la novela homónima de Vicente Molina Foix, libretista, una vez más, del compositor, y «Las horas vacías», de Ricardo Llorca.

Además, la programación de danza traerá al Real tres compañías muy diferentes en sus universos coreográficos. El Ballet Nacional de España aprovechará la ocasión para celebrar el centenario de Antonio el Bailarín con un programa compuesto por coreografías de este mito de la danza española junto a otras de Rubén Olmo, actual director del BNE, y Carlos Vilán. Luego, Acosta Danza, compañía fundada por Carlos Acosta, rendirá homenaje a su Cuba natal a través de la mirada de figuras relevantes del momento como Sidi Larbi Cherkaoui y Russell Maliphant, entre otros; y el broche de la temporada lo pondrá el Ballet Bolshói, que regresa con un título emblemático de la danza clásica, «La bayadera», en la versión de Yuri Grigorovich sobre el original de Marius Petipá.

Y, para cerrar el acto, se preguntó a los presentes sobre un posible regreso de Plácido Domingo después de unas declaraciones de Matabosh en las que deseaba volver a anunciar su nombre. «No hay ninguna duda de que nos encantaría que volviese a cantar aquí, pero eso es un futurible que no toca en esta temporada, en la que Domingo no va a cantar», zanjaba Marañón sobre el tenor, que vuelve a la escena en Madrid (Auditorio Nacional) el 9 de junio.