Haendel estrena en España

Andrea Marcon dirige “Julio Cesar” en el Auditorio Nacional

El contratenor Carlos Vistoli encarna el rol principal de la ópera, el del emperador  
Julio César
El contratenor Carlos Vistoli encarna el rol principal de la ópera, el del emperador Julio CésarRafa MartínRafa Martín

Obra: «Julio Cesar», de Haendel. Dirección: Andrea Marcon. Músicos: Cetra Barockorchester Basel. Carlo Vistoli, Emöke Baráth, Beth Taylor, Juan Sancho, Carlos Mena, José Antonio López. Auditorio, Madrid. 23-V-2021.

El ciclo “Universo barroco” del CNDM nos ha ofrecido el estreno en España de una variante del conocido “Julio Cesar” haendeliano, estrenada en el King’s Theatre londinense en 1724 con una acogida triunfal en las trece representaciones de aquel año y en las diez del siguiente, en las que realizó algunos cambios que son los presentados en Madrid. Apenas hay novedades, salvo algunas variaciones en el orden, pocas páginas añadidas y algunas suprimidas. Tres horas y media de música portentosa que supusieron la primera vez de un descanso -en medio del segundo acto- en el Auditorio Nacional desde el inicio de la pandemia. De hecho hubo dos, aunque el primero fue breve y sin salida del público, al final del primer acto, para dar un descanso a los solistas, que tienen partes muy comprometidas.

En su día la cantaron nada menos que el castrato Senesino y la soprano Cuzzoni. Esta vez no hubo divos de tal categoría, pero sí un reparto muy consistente, en el que sobresalieron las féminas. Emöke Baráth, fue también Cleopatra en la Quincena Donostiarra hace tres años y Armindo de “Partenope” en el mismo Auditorio Nacional. Beth Taylor ha abordado papeles de carácter muy diferente al barroco, como la Ciega de “Gioconda”. Ambas cantaron con gusto exquisito, aportando sentimiento sin salirse de estilo. Mejor “Piangeró la sorte mia” que “V’adoro pupille” de Cleopatra. El contratenor italiano Carlo Vistosi encarnó a Julio Cesar y al mucho más conocido Carlos Mena le tocó la parte de Tolomeo, menos agradecida pero también menos arriesgada. La página inicial de Cesar ya inspira respeto por tanta coloratura en frío. La resolvió bien Vistosi y brilló especialmente en “Va tacito e nascosto” con el acompañamiento de los vientos. Muy correcto y luciendo voz, quizá demasiada comparada con sus compañeros, José Antonio López como Achilla y más discreto Juan Sancho como Sesto. Andrea Marcon y la Cetra Barockorchester de Basilea mostraron una vez más que son especialistas en el género, impregnando de vivacidad esta ópera para que su amplia duración con un solo descanso no pesase en momento alguno. El público lo pasó en grande como viene siendo habitual en estas óperas domingueras del CNDM.