La Zarzuela ya tiene su menú para la temporada 2021/2022

Un total de 164 funciones formarán parte del nuevo curso, que recupera títulos líricos como “El barberillo de Lavapiés”, de Barbieri, y otras piezas “olvidadas”, como “The Magic Opal”, de Isaac Albéniz

Un momento del pase gráfico de la obra que con la que el Teatro de la Zarzuela termina la presente temporada, "El rey que rabió"
Un momento del pase gráfico de la obra que con la que el Teatro de la Zarzuela termina la presente temporada, "El rey que rabió"Javier LopezEFE

La presentación de la temporada que viene empezaba con la música del piano de Ramón Grau. Y, en palabras del director del coliseo, Daniel Bianco, estamos ante “el curso de la ilusión”: “Podemos decir con orgullo que no hemos retrasado ni una sola función ni cancelado un solo día por causa de la Covid. Todas las producciones propias del teatro, conciertos y recitales hasta el día de hoy se han podido llevar a cabo”, aseguraba antes de contar las novedades.

Así, el Teatro de la Zarzuela ya ha presentado su temporada 2021/2022 con 164 funciones que “serán la plasmación de que ya se vislumbra un nuevo horizonte”, continuaba Bianco. En total, se presentarán 10 títulos de teatro musical, 4 recuperaciones de patrimonio lírico, 6 producciones de gran repertorio y 5 nuevas producciones. Y una cartelera en la que una de las líneas maestras de la programación vuelve a ser la figura de la mujer en la música española, ampliando y dedicando el ciclo “Domingos de cámara mujeres con Ñ” íntegramente y por segundo año consecutivo a las compositoras españolas, así como el recital de “Notas del Ambigú. Una Mujer en la música” y los conciertos “Zarzuela tiene nombre de mujer”, de Rosa Torres-Pardo y Nancy Fabiola Herrera, a base de romanzas que tienen a la mujer como protagonista y “Mujeres de Música” de Sole Giménez.

También continúa el “Proyecto Zarza” (zarzuela hecha por jóvenes para jóvenes), recientemente galardonado con el Premio Ópera XXI a la Mejor Iniciativa de Fomento de la Lírica, que será de nuevo pieza fundamental de la temporada y los proyectos didácticos volverán a superar el 20% de la programación.

El presentado es el sexto curso desde que Daniel Bianco llegó al teatro, “aunque también se podría presentar como la temporada 162 desde su fundación en 1856″, añadía el director: “Se trata de una etapa más de un proyecto de largo alcance cuyo objetivo persigue un fin concreto: que el Teatro de la Zarzuela siga cumpliendo con la misión con la que nació, que no es otra que ser el escenario privilegiado del teatro musical español, con la vocación irrenunciable de ser un teatro público, accesible y asequible, abierto para todo aquel que quiera descubrir y disfrutar el patrimonio lírico español. Estas son las razones por las que –como dicen nuestros estatutos– somos y seguiremos siendo el Teatro Lírico Nacional”.

De esta forma, la temporada lírica arrancará los días 10 y 12 de septiembre con la versión en concierto de un título capital de la ópera española, “Circe”, en la que el maestro Chapí desarrolló hasta su últimas consecuencias un estilo propio, wagneriano pero traspuesto a las coordenadas de aquí. Este título, que no se había vuelto a escuchar desde 1902, contará con la dirección musical de Guillermo García Calvo.

Veinte años llevaba sin representarse uno de los títulos más queridos de los zarzueleros, “Los gavilanes”, la primera incursión del maestro Guerrero en el género grande. Será a partir del 8 de octubre con una nueva producción con dirección musical del debutante en el foso Jordi Bernárcer y dirección escénica de Mario Gas. El sello del hispanouruguayo estará también impreso en “La tabernera del puerto”, de Sorozábal, recuperada del período del confinamiento y, antes de eso, afectada igualmente por las huelgas por la anunciada fusión entre el Teatro Real y el Teatro de la Zarzuela. A partir del 10 de noviembre pisará las tablas con todas las de la ley, con Óliver Díaz al frente de la orquesta.

Una joya menos conocida de Sorozábal, “Entre Sevilla y Triana”, se asomará desde el 26 de enero para reivindicar la dignidad de la mujer en la persona de una madre soltera. El tenor Carlos Álvarez y la soprano Ainhoa Arteta estarán en su reparto, mientras que García Calvo estará en el foso y Curro Carreres llevará la dirección escénica.

Como parte de la recuperación del patrimonio lírico español destacará el estreno en versión concierto los días 4 y 6 de marzo de “Tabaré”, del maestro Bretón, con Ramón Tebar al frente de la orquesta. En su momento solo pudo escucharse en tres funciones y no se ha vuelto a representar desde su estreno en 1913, con todo el lirismo de la tradición italiana, sonoridades americanas y del impresionismo y el empaque armónico de Wagner.

En abril, desde el día 1, será el turno de la colorista comedia musical “The Magic Opal”, la primera compuesta para Inglaterra por Isaac Albéniz. Se trata de una nueva producción de este teatro, con traducción de Javier L. Ibarz y Pachi Turmo sobre el libreto de Arthur Law. La dirección escénica dependerá de Paco Azorín y la musical de García Calvo. Y con una orquesta compuesta por solo las secciones de cuerda y dos arpas consiguió Manuel Penella escribir uno de los títulos más bellos del repertorio, “Don Gil de Alcalá”, que no se representaba desde hace más de dos décadas. A partir del 5 de mayo, contará con el debut en este foso de Lucas Macías y, como director de escena, con el exdirector de este teatro Emilio Sagi.

El sello de la temporada lírica lo pondrá a partir del 15 de junio otro título imprescindible, “El barberillo de Lavapiés”, de Francisco Asenjo Barbieri, padre fundador del Teatro de la Zarzuela. Alfredo Sanzol se hará cargo de la parte escénica y José Miguel Pérez-Sierra de la musical.