Nueva venta millonaria por una imagen pixelada

Sotheby’s vendió el jueves un NFT por 11,7 millones de dólares, convirtiéndose en el segundo más caro de la historia después del éxito de Beeple

"CryptoPunk #7523"
"CryptoPunk #7523"SHANNON STAPLETONREUTERS

El universo del criptoarte y los NFT cada vez se expande más y con mayor valor económico. Desde que Beeple hizo saltar cualquier expectativa al vender “Everydays: the first 5000 days” por 69,3 millones de dólares (58 millones de euros), el mercado del arte ha descubierto una nueva herramienta para expandirse, hasta el punto de venderse monigotes pixelados por millones de euros. La nueva subasta ha venido de la mano de Sotheby’s Nueva York, donde el pasado jueves se vendió por 11,7 millones de dólares (alrededor de 9,2 millones de euros) “Cryptopunk #7523″, obra que pertenece a una serie de caricaturas digitales diseñadas en 2017 por la empresa Larva Labs.

Se trata de una figura con cara azul, gorro rojo y una mascarilla. Una imagen bajo el nuevo certificado de autenticidad NFT y que se ha convertido en el segundo objeto digital más caro de la historia. Aunque dentro de los “Cryptopunk” que realizó Larva Labs hay 10.000 rostros, este ha adquirido mayor valor y es un artículo particularmente especial por su relación con la actualidad, pues al “#7523″ también se le llama “Covid Alien” y lleva una máscara quirúrgica. De hecho, Sotheby’s anunció su venta a finales de mayo como una subasta “especial e independiente”.

De esta manera, y cada uno con su certificado inviolable e intransmisible NFT, cada rostro se ha realizado en alusión a personajes de videojuegos de la década de 1980, siendo el “#7523″ el segundo NFT más caro de la historia después del de Beeple. Pero no es el único de la serie de “Cryptopunk” que se ha vendido, pues a mediados de marzo se vendieron otros dos por 7,48 y 7,57 millones de dólares.

Algunos de las figuras que conforman la serie Cryptopunk, realizada por Larva Labs
Algunos de las figuras que conforman la serie Cryptopunk, realizada por Larva Labs FOTO: Larva Labs

El comprador de la imagen pixelada el pasado jueves, según reveló Sotheby’s, es Shalom McKenzie, empresario y mayor accionista de DraftKings, un operador de apuestas en línea, cuya fortuna alcanza los cientos de millones de dólares. Con esto, el especialista de arte contemporáneo de Stoheby’s, Michael Bouhanna, aseguró que la venta demostró una fuerte demanda continua, según publica “Reuters”.

Durante los últimos meses se está viviendo, por tanto, un “boom” del arte digital en el mercado. Tan solo la serie de Cryptopunks ha generado ya 351 millones de dólares en transacciones desde su lanzamiento. Asimismo, el pasado jueves, el primera NFT de la historia, “Quantum”, del neoyorkino Kevin McCoy, se vendió en Sotheby’s por 14,7 millones de dólares. Esta obra también se creó bajo la autenticidad del NFT en 2014, tres años antes de que se inventara el propio concepto.

Los NFT significan literalmente “Token no fungible”, término que indica que aquella imagen que tenga este certificado es único. Por muchas copias que se hagan, tan solo habrá uno original y no será transmisible, a no ser que se vuelva a vender. Es, por tanto, lo más parecido a un lienzo original de algún pintor real que, aunque se copie miles de veces por estudiosos y discípulos, nunca habrá un nuevo cuadro original.