Música

Buen segundo reparto de «Viva la mamma»

De izda. a dcha., Luis Cansino (Ágata, la madre), Enric Martínez-Castignani (Cesare Salsapariglia, el poeta) y Sabina Puértolas (Daria, la prima donna)
De izda. a dcha., Luis Cansino (Ágata, la madre), Enric Martínez-Castignani (Cesare Salsapariglia, el poeta) y Sabina Puértolas (Daria, la prima donna)Javier del RealTeatro Real/EFE

De Donizetti. Intérpretes: Sabina Puértolas, Gabriel Bermúdez, Luis Cansino, Francesca Sassu, Alejandro del Cerro, etc. Orquesta y Coro titulares del Teatro Real. Director: José Miguel Pérez Sierra. Teatro Real, Madrid, 10-VI-2021.

El Teatro Real ha presentado el penúltimo título de su temporada, «Viva la mamma», de Donizetti, con una producción de Laurent Pelly que arranca la carcajada del público y el aplauso generalizado de la crítica. Es precisamente la minuciosa dirección de actores del francés lo que más destaca, con una también ágil puesta en escena para esta obra juvenil del teatro dentro del teatro.

No estamos obviamente ante un Donizetti comparable al su lado cómico de «Elixir» o «Don Pasquale», aunque éste último se intuya en el primer acto, y tampoco al serio de una «Lucia», pero le ha venido bien al Teatro Real casi cerrar temporada –aún queda la anunciada «Tosca» con Netrebko y Kaufmann en repartos diferentes– con una sonrisa. No es ópera en el repertorio, pero algunos la tendremos siempre en el recuerdo por la representación en el Festival de Peralada de 1990 con Caballé, Chausson, Pons y Sagi en la escena. Bien merece la pena que, aunque por cuestiones de espacio nos olvidemos de los segundos repartos en las críticas, por una vez resaltemos el equilibrio y la calidad lograda en este título, máxime cuando en esta ocasión se trata casi por completo de un cast español.

Si Carlos Álvarez, que confesaba que el teatro le había hecho un regalo con este título, estuvo formidable vocal y escénicamente, no le fue a la zaga Luis Cansino, muy desenvuelto en la en la escena. Sabina Puértolas brilló en la parte de la prima donna, con seguridad en las notas altas y coloraturas. Mucho ha evolucionado como actor Gabriel Bermúdez desde cuando estudiaba en la Escuela Reina Sofía con Teresa Berganza y no sabía qué hacer con las manos. Su Prócolo también estuvo a la altura del de Borja Quiza. Correcto Alejandro del Cerro como Guillermo y Francesca Sassu como Luigia.

Pero quizá lo más interesante fue la dirección musical de José Miguel Pérez Sierra por su viveza y ligereza de tempos, asimilando muy bien el primer acto al Rossini en el que bebe mucho este Donizetti.