Antonio López vuelve a pintar en la Puerta del Sol

El artista ha regresado a la plaza madrileña para concluir un cuadro que dejó inacabado hace 11 años

GRAF2460. MADRID, 01/07/2021.- El pintor Antonio López ha vuelto este jueves a la madrileña Puerta del Sol para concluir el cuadro que dejó inacabado hace once años, en una "tarde muy bonita, con buena luz y sin viento". EFE/Soledad Álvarez
GRAF2460. MADRID, 01/07/2021.- El pintor Antonio López ha vuelto este jueves a la madrileña Puerta del Sol para concluir el cuadro que dejó inacabado hace once años, en una "tarde muy bonita, con buena luz y sin viento". EFE/Soledad Álvarez Soledad ÁlvarezEFE

Antonio López ha vuelto a su “Escuela madrileña”. El que marcó una época pictórica en España junto a Enrique Gran o Lucio Muñoz, tuvo en Madrid una musa a la que le ha dedicado la mayoría de sus obras. Ahora, vuelve a hacerlo: el artista ha regresado a la Puerta del Sol para retomar su arte dedicado a la capital, concluyendo un cuadro que dejó inacabado hace 11 años.

Ya lo anunció en abril: quería volver este verano al centro de Madrid para terminar el paisaje que empezó a pitar y abandonó en 2010: “Este verano, si Dios quiere, me gustaría seguir la pintura que empecé, así que vendré por las tardes”, aseguraba.

Con esto, ayer apareció López en la plaza del kilómetro cero, con pantalón pirata, gorra, mascarilla y dedicando su pulso y concentración al paisaje en una “tarde muy bonita, con buena luz y sin viento”, asegura a Efe.

No se le veía en vivo y en directo, por tanto, desde 2010. Aquel año, el pintor trabajó por las tardes, entre las 19:00 y las 20:30 horas, en una obra a la que inicialmente pensaba dedicar tres veranos. Situado su caballete en el centro de la plaza, en el cuadro de López se aprecia la Real Casa de Correos, sede de la presidencia de la Comunidad de Madrid e icónica fachada del reloj que canta las campanadas, así como la calle Mayor.

López resume su trayectoria en estas palabras: “Una obra nunca se acaba, sino que se llega al límite de las propias posibilidades”. Nacido en Tomelloso, Ciudad Real, en 1936, permaneció en la Academia de Bellas Artes de San Fernando entre 1950 y 1955, siendo más tarde (en 1993) nombrado miembro. Su obra se ha visto expuesta en numerosos espacios: desde el Museo de Bellas Artes de Boston hasta el Reina Sofía, pasando por el Thyssen-Bornemisza, el Bellas Artes de Bilbao o el MoMA de Nueva York.