Sección patrocinada por
Cine

Cine

Crítica de «Ama»: Rosetta ha sido madre ★★★★☆

Fotograma de la película 'Ama'
Fotograma de la película 'Ama' larazon
Dirección: Júlia de Paz Solvas. Guión: J. De Paz Solvas y Nuria Dunjó. Intérpretes: Tamara Casellas, Leire Marin Vara, Estefanía de los Santos. España, 2020. Duración: 90 min. Drama.

Decían los Dardenne que Rosetta, la célebre protagonista de su primera Palma de Oro, no tenía psicología, solo hacía cosas. De sus acciones, que se desplegaban como un bucle sin fin, se desprendía, claro, un estado de ánimo, que era el resultado de la tensión entre su cuerpo y la identificación de un espectador que basculaba, inestable, entre el rechazo y la empatía. Los Dardenne reinventaron el cine social desnudándolo de sus obviedades, y han dejado una herencia imperecedera, que puede notarse, para bien, en «Ama», ópera prima de Júlia de Paz que parte del corto homónimo que dirigió en 2018. Aquí lo que importa es hacer un retrato de la maternidad que huye de los lugares comunes para explicar, con sus asperezas, qué ocurre cuando una mujer tiene una relación ambivalente con el hecho de tener una hija, y cuidar de ella.

Pepa (afinadísima Tamara Casellas) está rodeada de oscuridad, el mundo la repudia del mismo modo que Júlia de Paz se niega a explicarnos las causas primeras de esa exclusión. El relato se ciñe al presente, a pesar de que el pasado de esta madre adusta, que desconocemos, determina su vía crucis al quedarse sin casa, sin trabajo y sin amigos, sola con su hija buscando un techo por una localidad turística de la costa alicantina que insulta con su calor y su luz al drama de las protagonistas. Es tentador juzgarla, aunque el rigor con que De Paz lo evita a través de un austero, minimalista arco dramático, parece reivindicar la posibilidad de que recupere su dignidad. Es una película que contiene la rabia de su antiheroína: la escena de reencuentro con su madre es un notable ejemplo de catarsis replegada sobre sí misma, siempre a punto de estallar.

Lo mejor
Tamara Casellas y el rigor de la apuesta, que se presenta formal y narrativa
Lo peor
Que los modelos conceptuales que contiene el filme sean tan evidentes