Cine

Amenábar aterriza en la televisión con su primera serie, “La Fortuna”

El director de “Mientras dure la guerra” debuta con un trabajo inspirado en los avatares del tesoro de la fragata “Nuestra Señora de las Mercedes”

Aunque ya sirvió un aperitivo audiovisual en el Auditorio Kursaal dentro del marco de la 69ª edición del Festival de San Sebastián hace unos días, Alejandro Amenábar estrena mañana de manera oficial un doble episodio de lo que puede considerarse su bautismo televisivo en el rutilante y cada vez más determinante mundo de las series. “La Fortuna”, que a partir del viernes 8 de octubre emitirá un nuevo episodio cada viernes, hasta completar los seis que componen la serie y finalizará por tanto el 29 de octubre, tiene visos de relato épico de aventuras.

Inspirada en el cómic de Guillermo Corral y el reputado dibujante Paco Roca “El tesoro del Cisne Negro” -historia que remite asimismo al conocido como “caso Odyssey”-, la serie narra la historia de Álex Ventura (a quien da vida el influencer Álvaro Mel), un joven e inexperto diplomático que sin proponérselo, se ve convertido en el líder de una misión que pondrá a prueba todas sus convicciones: recuperar el tesoro submarino robado por Frank Wild, un aventurero que recorre el mundo saqueando el patrimonio común de las profundidades del mar.

“La Fortuna” cuenta además en su reparto con reconocidos rostros populares del cine y la ficción norteamericana como el nominado al Óscar Stanley Tucci, en el papel del caza tesoros Frank Wild y T´Nia Miller, como la abogada Susan McLean. El elenco principal lo completan nombres de la cinematografía española tan destacados como Ana Polvorosa, Karra Elejalde, Manolo Solo, Blanca Portillo o Pedro Casablanc, entre otros.

En esta ocasión, el ganador de nueve premios Goya y un Óscar, se pone detrás de las cámaras tras el gran éxito de su largometraje “Mientras dure la guerra” para reconstruir el litigio que durante cinco años, entre 2007 y 2012, enfrentó al Gobierno de España con una empresa caza tesoros estadounidense por el tesoro de la fragata española “Nuestra Señora de las Mercedes”, hundida en 1804 por los ingleses en el Atlántico, una fortuna valorada en 500 millones de dólares y hacer un llamamiento a la reflexión sobre la identidad cultural y el génesis del capitalismo.