El periodista polaco Adam Michnik gana el Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2022

Redactor jefe de la importante cabecera “Gazeta Wyborcza”, fue protagonista y en parte responsable de la transformación de un país comunista, satélite de la URSS, en una democracia

Adam Michnik
Adam Michnik

El periodista Adam Michnik, redactor jefe de la importante cabecera polaca “Gazeta Wyborcza”, ha sido galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades 2022. Historiador, ensayista y publicista político, se alza con un galardón que, anualmente, “distingue la labor de cultivo y perfeccionamiento de las ciencias y disciplinas consideradas como actividades humanísticas de lo relacionado con los medios de comunicación social en todas sus expresiones”.

Recibe el premio, según reza el acta del jurado, “por su compromiso con el periodismo de calidad y por su influencia en la recuperación y en la defensa de la democracia en Polonia. La lucha de Michnik en favor de los derechos humanos y del diálogo lo llevó a las cárceles del régimen comunista polaco, pero no por ello desistió de su firme oposición a la dictadura ni de buscar la reconciliación entre sus conciudadanos. Michnik, cuya concepción de Europa contribuyó a asentar en su país los valores democráticos, constituye además hoy en día un símbolo de la libertad de expresión y del humanismo, así como un ejemplo ético de resistencia frente a las amenazas autoritarias”.

El fallo del jurado se acaba de dar a conocer tras dos días de reuniones en el Hotel de la Reconquista de Oviedo. Un galardón al que han optado un total de 40 candidaturas de 16 nacionalidades, y que está dotado con una escultura de Joan Miró, un diploma acreditativo, una insignia y la cantidad en metálico de 50.000 euros. De esta manera, Michnik es sucesor en este premio de Gloria Steinem, icono del feminismo moderno que se hizo con el reconocimiento en 2021.

Protagonista y responsable

Nacido en Varsovia en 1946, es reconocido a nivel internacional como uno de los principales organizadores de la oposición democrática en la Polonia comunista. Tras vivir en París entre 1976 y 1977, regresó a Polonia, donde se incorporó en las actividades del Comité de Defensa de los Obreros, una de las organizaciones de oposición más conocidas de los años 70.

Entre 1977 y 1989, fue editor y colaborador en periódicos clandestinos como “Biuletyn Informacyjny”, “Zapis” y “Krytyka”, así como en 1981 fue apresado, durante la ley marcial, por no querer firmar el llamado “juramento de lealtad”. Fue encarcelado y acusado de “intento de derrocar el socialismo”, permaneciendo entre rejas hasta 1984.

Michnik fue, por tanto, protagonista y en parte responsable de la transformación de un país comunista, satélite de la URSS, en una democracia con un mercado libre. Asimismo, es autor de obras como “En busca del significado perdido” (Acantilado), donde relata las claves de ese periodo de cambios clave que vivió su país, así como sus experiencias como opositor comunista y periodista.

Fue testigo del nacimiento de la “Gazeta Wyborcza”, que en español significa “Periódico Electoral”. A través de esta cabecera, firmando a veces bajo los pseudónimos de Andrzej Zagozda o Andrzej Jadozinski, llevó a cabo una intensa labor periodística y crítica con la política de la época, convirtiéndose este periódico en uno de los más leídos e influyentes de Polonia. Actualmente, a sus 75 años, Michnik es miembro de la Asociación Polaca de Escritores, y además del galardón que ahora recibe, se ha alzado con otros reconocimientos como el Premio de Periodismo Francisco Cerecedo (1990), o el de la Legión de Honor de Francia.