Cine

Muere Ray Liotta, actor de “Uno de los nuestros”, a los 67 años

El célebre actor estadounidense, protagonista de la película de Scorsese y de otros títulos como “Narc” o “Algo salvaje” estaba prometido en matrimonio con Jacy Nittolo

Ray Liotta en "Uno de los nuestros". El actor ha fallecido hoy a los 67 años
Ray Liotta en "Uno de los nuestros". El actor ha fallecido hoy a los 67 años FOTO: La Razón (Custom Credit)

Según informa el portal especializado en cine, “Deadline”, el actor Ray Liotta ha fallecido hoy a los 67 años de edad por causas que todavía se desconocen. El célebre intérprete, famoso por sus actuaciones en “Uno de los nuestros”, de Martin Scorsese, o “Algo Salvaje”, a las órdenes de Jonathan Demme, estaba prometido con Jacy Nittolo y deja huérfana también una hija, Karsen. Atendiendo a la misma publicación, Liotta habría fallecido mientras dormía, desplazado a la República Dominicana para rodar la película “Dangerous Waters”. Hace bien poco le habíamos visto de vuelta y con fuerza en el cine, protagonizando “Santos Criminales” (“The Many Saints of Newark”) junto al hijo del icónico Tony Soprano, Michael Gandolfini. Y también en “Historia de un matrimonio”, película de Noah Baumbach que compitió por el Oscar y en la que daba vida a un abogado sin escrúpulos.

Nacido en la costa de Jersey, en esa Newark que tantos relatos de mafiosos ha inspirado a lo largo de la historia del cine y la televisión, Liotta estudió interpretación en la Universidad de Miami, donde siempre mostró interés por unos musicales en los que apenas se dejó ver ya en su madurez. A finales de los setenta volvió a Nueva York, donde encontró éxito como actor de telenovelas pero apenas papeles en el cine. De hecho, trabajó en la pequeña pantalla hasta 1983, donde ya con 29 años debutaría en “The Lonely Lady”, dirigida por el británico Peter Sasdy y de fuerte carga erótica. Su planta, su barbilla afilada y sus ojos verdes le pondrían rápidamente en el ojo de mira de Jonathan Demme, quién le descubrió para el mundo en 1986, gracias a “Algo salvaje”. El trío interpretativo formado junto a Jeff Daniels y Melanie Graffith le valdría su primera nominación al Globo de Oro.

Luego le llegaría el reconocimiento del público, siendo parte del “Campo de sueños” por el que corría Kevin Costner y, ya definitivamente, su consagración como uno de los rostros que darían forma al oro de Hollywood en los años noventa, consiguiendo el papel -basado en la vida real- de Henry Hill en “Uno de los nuestros”, de Scorsese. Barroco, ruidoso y siempre adrenalínico, Liotta no solo fue capaz de darle un carácter empático a uno de los criminales más descorazonados del hampa americano, sino que también logró seducir a una audiencia que no sabía si el director de “Toro Salvaje” y “Taxi Driver” sería capaz de pintar villanos más allá de la ausencia de moralidad. Éxito de taquilla y seis nominaciones al Oscar después (ninguna para Liotta, en un agravio todavía estudiado), nadie tenía dudas: Liotta había nacido para ser un mafioso de la pantalla.

Luego llegaría “Cop Land”, “Hannibal” o la película para televisión en la que hizo de Frank Sinatra, pero sus papeles en “Narc” o “John Q” demostraron definitivamente que siempre estuvo más cómodo saltando a la comba con la ley. Así lo dicen también sus últimos años de cameos en televisión, repletos de referencias a sus papeles de mafioso o jefe de policía corrupto y que parecían llevarle hacia una especie de renacimiento actoral: tenía pendiente de estreno “Black Bird”, para AppleTV+ y junto a Taron Egerton y también “Cocaine Bear”, una alocada comedia basada en la historia real de un oso que robó un cargamento de cocaína y que protagoniza junto a Keri Russell.

*Noticia en elaboración