Ocho palabras aceptadas por la RAE que pensabas que no eran correctas

El Diccionario de la Real Academia Española incluye, entre sus páginas, varios términos que parecen mal pronunciados pero que están aceptados

Diccionario de la lengua española
Diccionario de la lengua española

Cada año, la Real Academia Española actualiza su diccionario con palabras que entran como válidas, así como otros términos, anteriormente incluidos, que salen del glosario por su desuso, poca utilización o tal vez antigüedad. Los nativos del castellano (o español), además de las personas que han aprendido nuestro idioma, tendemos a usar ciertas palabras que por pronunciación o escritura, cometemos varios errores, sobre todo ortográficos o gramaticales. No obstante, algunas palabras que nunca imaginarías, están admitidas por el DRAE.

Así, en nuevas ediciones, aparecen en el Diccionario de la RAE sin que nosotros pensemos que sean válidas o aceptadas. Estos son algunos ejemplos de palabras que están admitidas por la RAE pese a parecer incorrectas.

Haiga

Sí, “haiga” está aceptada por la Real Academia Española. Esa palabra que bastantes personas han y siguen utilizando como sustituto de “haya” y que, a muchas otras, se les revuelve el estómago cuando la oyen.

Pero que no cunda el pánico, ya que el significado que aparece en el diccionario, no es ese. “Haiga” hace referencia en este caso a un sustantivo coloquial, propio de España, que hace ilusión al automóvil muy grande y ostentoso, normalmente de origen norteamericano.

Murciégalo

¿Qué palabras del diccionario tienen las cinco vocales? Si piensas en “Murciélago”, estás en lo correcto. Pero no es la única, pues hay más. Entre ellas, “Murciégalo”.

Esta palabra la usan aquellas personas que pronuncian mal el nombre de ese animal, asociado con Batman o Drácula. Pero lo cierto es que está admitida enla RAE, ya que, según recoge el diccionario, es la forma, etimológica (del latín mus, muris ‘ratón’ y caeculus, diminutivo de caecus ‘ciego’), pero hoy está en desuso y se considera vulgar.

Palabro

Cuando decimos una palabrota, nos inventamos un término o decimos “una palabra rara o mal dicha”, tendemos a decir “palabro”, en sustitución de “palabra”. Pero según la RAE, no es una incorrección, ya que en base a ese último ejemplo se recoge en el diccionario.

Toballa

“Toalla”, ese utensilio que usamos para secarnos cuando estamos mojados. “Toballa”, que hace referencia a ese término, pensamos que está mal dicho. Pero no, pues también está aceptada por la RAE y también hace referencia a la tela.

Almóndiga

¿Cuántas veces habremos oído a una persona decir “almóndiga” en lugar de “albóndiga”? De esas ocasiones, ¿en cuántas nos habremos reído pensando que estaba mal dicha o escrita? Pues no, la RAE lo acepta.

El propio Diccionario de la Real Academia Española asegura que “está en desuso y es un vulgarismo”. Pero es un término admitido por la RAE.

Culamen

Incorporada al DRAE hace unos años, “culamen”, para referirse al culo o trasero, también es válida. Cuenta con unos cuantos sinónimos, como “pandero”, “nalgas”... o “pompis” que también está aceptada.

Albericoque

Cuando llega el verano, comemos determinadas frutas que, en nuestro idioma, tendemos a pronunciarlas mal. “Malocotón” en lugar de “Melocotón” o “Mondarina” en lugar de “Mandarina” no están admitidas y se consideran incorrectas.

No obstante, “Albericoque”, cuando queremos hacer referencia al “Albaricoque”, sí está aceptada por el Diccionario de la Real Academia Española. Un alimento con muchos nutrientes y beneficios, pero también, por lo que se ve, con otra variante en el castellano.

Madalena

Para desayunar, para merendar, para aliviar el apetito o para tomar de vez en cuando. Una “magdalena” es un alimento muy consumido y apetecible. Una “madalena”, también, pues hace referencia a lo mismo y, según la RAE, es válida. Sin duda, una de las palabras que más se han utilizado y más hemos pensado que se usaba mal, sin embargo, está admitido y tanto “madalena” como “magdalena” se puede utilizar de forma correcta.