MENÚ
jueves 25 abril 2019
03:37
Actualizado

Afkham: Cultura da todo el poder a un director cuestionado

Asumirá a partir de septiembre la dirección de orquesta y la dirección artística de la formación. Plenos poderes para quien no cuenta con el respaldo, según una encuesta interna, de parte de los músicos

  • Afkham ha estado al frente de la ONE como director principal desde la temporada 2015-2016 y la ha dirigido más de cien conciertos
    Afkham ha estado al frente de la ONE como director principal desde la temporada 2015-2016 y la ha dirigido más de cien conciertos

Tiempo de lectura 5 min.

08 de febrero de 2019. 03:59h

Comentada
Gema Pajares .  8/2/2019

ETIQUETAS

Una convocatoria precipitada y un anuncio que, tarde o temprano, se veía venir. Félix Alcaraz, director técnico y artístico de la Orquesta y Coro Nacionales de España (OCNE), ha dejado de ser el hombre fuerte de la formación. O no le han dejado serlo más, quizá sería más correcto decir. De baja desde el mes de diciembre por un problema de salud, su renovación está en ciernes y todo apunta a que ya no pasará por el Auditorio Nacional, sede de la OCNE, si acaso para dar el relevo a quien será el nuevo inquilino de su despacho, pues el próximo lunes se convocará la plaza para cubrir el puesto de director técnico, cuyo plazo acaba en el mes de agosto. Los problemas que ha tenido con una parte de los profesores de la formación, de los que se informó en estas páginas el pasado 14 de enero, no han hecho sino optar en el Ministerio de Cultura por un nuevo organigrama en la Orquesta Nacional de España. La dirección musical de la ONE y la dirección artística de la OCNE serán asumidas a partir del 1 de septiembre y por un periodo de dos años (temporadas 2019/2020 y 2020/2021) por quien es su actual su director principal, David Afkham, de 35 años, que se convierte así en el hombre más fuerte de la orquesta y el más joven en estar al frente de la misma. El contrato se firmó ayer y se comunicó la decisión a los músicos. A Alcaraz se le notificó también. ¿Cómo recibió la noticia? «Le hemos informado oficialmente del nombramiento mediante un mail», aseguró la directora general del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (Inaem), Amaya de Miguel. ¿Saben como ha reaccionado? «Espero que lo haya leído» fue la escueta respuesta. Apenas ninguna alusión más. ¿Habrá cambios internos dentro de la estructura de la OCNE? Afkham parece no entender la pregunta y hace una mueca. «What?», inquiere. «The musicians?», pregunta de nuevo. Y es De Miguel, a su lado, quien opta por hacerse con la palabra: «No podremos responder hasta la elaboración de un nuevo documento. Tanto el maestro como la nueva dirección técnica tendrán que trabajar en el desarrollo del mismo».

De Miguel subrayó que con esta rúbrica Afkham asume una mayor responsabilidad en la orquesta: «Queremos que tenga más visibilidad su presencia en el Estado español, que se convierta en una plataforma para los nuevos músicos». Y la responsable del Inaem le echó al ruedo con un significativo «es tu momento». El director de orquesta, que hizo un esfuerzo por hablar español, declaró que para él «era un honor. Se abre un nuevo capítulo que afronto con mucha ilusión, ideas y sueños». Continuará en la senda por la que estaba caminando y estará abierto a acometer nuevos proyectos. El ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, quiso respaldar la puesta de largo del joven de Friburgo y le felicitó. «¿Qué tal va todo? ¿todo arreglado», le preguntó con una sonrisa mientras los reporteros gráficos hacían su trabajo y ellos se estrechaban la mano. «Dar nuevos impulsos a la OCNE», dijo Afkham. Y sí, lo tendrá que hacer. Una parte importante de los músicos de la ONE, según publicó este diario hace unas semanas, no refrendan la labor de su director de orquesta. Hablaban de un periodo dominado por Alcaraz, poco dado al diálogo y frente al que Afkham «se comporta como un mero comparsa», aseguraban pidiendo que se guardara su anominato. En una encuesta a la que ha tenido acceso LA RAZÓN la imagen del director de orquesta no salía demasiado bien parada. Parte de los músicos consultados aseguraban que «Alcaraz le tiene atado de pies y manos. Él llegó con ganas e ilusión pero la ha perdido. Es complicado mantener el pulso con él. Tendría que hacer algo por recuperarla», aseguraban. No es extraño pensar que el director principal de la ONE haya pujado por tener en sus manos una mayor capacidad de decisión que ayer se materializó y se firmó en el Ministerio de Cultura.

E

l trato personal es valorado como «muy malo» (en una gradación de 1 a 5, siendo éste «muy bueno») por un 39,5% y la comunicación con los profesores también «muy mala» por un 55,8%. Un 67,4% considera que el conocimiento que tiene el director de orquesta de la historia y funcionamiento de la ONE es muy malo. Además de inaugurar una nueva etapa o etapa, el joven director tendrá que hacer gala de mano izquierda con una formación que no ha dejado de ofrecer resistencia durante los últimos años.

Una nueva etapa

«Limar asperezas y sentarse a hablar, conocer los problemas de primera mano. Y escuchar, sobre todo, escuchar», declaraba ayer uno de los músicos que prefiere no identificarse. Es lo que subrayaba la nota de prensa que difundió el Inaem al decir que «se abre así una etapa normalizada de la actividad artística de la OCNE (...) en la que se pretende impulsar la recuperación y promoción del patrimonio español, el fomento de la nueva creación y su condición de plataforma para el desarrollo de los músicos españoles aumentando su presencia en todo el Estado y su papel de primera formación sinfónico-coral de España a través de las giras internacionales». Estas tratarán de intesificarse. «Apenas recordamos la última vez que salimos fuera de España. Las giras por el extranjero están prácticamente borradas, no existen, cuando en otras épocas formaban parte de nuestro programa habitual. Lo que sucede es que tampoco lo hacemos por España. Ni aquí ni en el extranjero. Cuando lo preguntamos hemos obtenido el silencio por respuesta», declaraba uno de los profesores. Un nuevo tiempo, pues, el que se le brinda al director, uno de los nombres jóvenes con un futuro más prometedor.

Entre los próximos compromisos sinfónicos más relevantes como director invitado se incluyen debuts con la Orquesta de Filadelfia y la Sinfónica NHK, la vuelta a las sinfónicas de Chicago y Viena (en Musikverein y en el festival Bregenz), Sinfónica de la Radio de Suecia, Nacional Danesa y filarmónicas de Múnich, Oslo y Seúl, así como la extensa gira con la Junge Deutsche Philharmonie. Entre sus proyectos para esta temporada destaca su debut en las salas de ópera de Alemania con «Hänsel & Gretel», de Humperdinck, en la Ópera de Frankfurt y «El holandés errante», de Wagner, que se podrá ver en la de Sttutgart.

Últimas noticias