MENÚ
lunes 22 julio 2019
03:07
Actualizado

Ángela Vallvey: «Examinar la historia de las mujeres es leer el relato de una esclavitud»

Publica «Breve historia de las españolas», un ensayo sobre el papel de las mujeres en España, menospreciadas injustamente

  • "Ignorar a la mitad de la Humanidad ha sido un terrible desperdicio de talento. El mundo podría estar mejor»/ /Rubén Mondelo
    "Ignorar a la mitad de la Humanidad ha sido un terrible desperdicio de talento. El mundo podría estar mejor»/ /Rubén Mondelo

Tiempo de lectura 5 min.

29 de junio de 2019. 23:04h

Comentada
Juan Beltrán 29/6/2019

Este libro nace de la curiosidad y la reflexión, pero sobre todo desde la admiración y el respeto por nuestras mujeres a lo largo de la historia», dice Ángela Vallvey, escritora y columnista de LA RAZÓN sobre su nuevo ensayo «Breve historia de las españolas: De las apicultoras prehistóricas al 8-M» (Arzalia). Su intención ha sido «hacer un homenaje a la gesta heroica de las españolas, hacer historia desde una atalaya a la que nunca me había asomado». Dividido en periodos históricos, Vallvey da cuenta del relevante papel –hasta ahora menospreciado– de sacerdotisas, guerreras, heroínas, reinas, científicas, escritoras, actrices, «solteronas», amantes, brujas, rameras... «Son prototipo, modelos reales o literarios, porque a veces la literatura también es fuente de antropología y de historia –véase como ejemplo Cervantes–. Pero su rastro está tan opacado que ha sido difícil documentarse, apenas hay huellas», afirma.

– ¿«Vivir» estas vidas la ha revuelto por dentro?

– Mucho, sobre todo lo referente a su sexualidad, matrimonios forzados, niñas que se casan con viejos, violaciones... Son cosas que nunca aparecen en los libros, pero son muy conmovedoras y me remueven.

– ¿Para una mujer es una suerte haber nacido aquí y ahora?

– Totalmente, es un privilegio nacer y vivir en Occidente; hay muchos países donde nacer mujer sigue siendo una desgracia, como hacerlo en la Edad Media. Examinar la historia de las mujeres es leer el relato de una esclavitud y es triste y doloroso reconocerlo.

– ¿Por qué se ha querido siempre silenciar a las mujeres, echarlas del pensamiento y la cultura?

– Por miedo a su poder. Un miedo ancestral, heredado, acumulado. Se teme a la mujer libre. El problema es la libertad relacionado íntimamente con su sexualidad, con su capacidad de reproducción, de generar vida, familia. La libertad introducida ahí produce mucha perturbación y todo lo que hay detrás de represión e ignorancia y opacidad tiene que ver con ese miedo.

– Su destino histórico ha sido el matrimonio.

– Se ha educado para el hogar, cuidar de hijos y marido. Su obligación es ser buena madre y esposa porque está incapacitada para desempeñar una profesión. Es tratarla como una menor de edad y sigue ocurriendo hoy. Su papel necesita poca cualificación, solo importa su cuerpo, no su cabeza ni su espíritu, por eso se la menosprecia.

– El mismísimo Rousseau afirma: «La mujer ha sido creada para someterse al hombre».

– Los intelectuales que parecen más preclaros y avanzados han escrito en primera persona la historia de la misoginia y es de un desprecio que hasta parece ridículo visto con perspectiva. Rousseau, Schopenhauer... Habría que pensar en su relación con las mujeres, aunque hay también feministas sin complejos.

– Las querían domésticas y domesticadas.

– Eso lo describe perfectamente, la mujer como un animal de compañía.

– ¿De dónde viene ese prejuicio de la mujer como principio de todos los males del hombre?

– Desde Eva en el paraíso, la mujer como cizaña, mentirosa, arpía, despilfarradora o codiciosa. Se piensa que la ruina de muchos hombres es culpa de una mujer perversa que solo es ángel protector como madre. Después de lecturas y reflexiones sigo pensando que esto viene del miedo y del temor del hombre a sentirse despreciado o ridículo ante ella.

– ¿Cuánto talento se ha desperdiciado por esa mentalidad?

– Es una pregunta que me hago mucho, porque ha sido el gran desperdicio. Es un desprecio a la mitad de la Humanidad y todo lo que pudiera aportar. El mundo podría haber sido de otra manera y seguramente mejor.

– ¿La clave es la educación?

– Siempre lo ha sido, se ha impedido su acceso a ella porque era una puerta a la libertad. Mientras sea analfabeta, no sepa leer ni escribir, más manejable. O eran analfabetas o su educación era frívola y superficial.

– Dice que en España siempre ha habido retraso del movimiento feminista.

– Sí, y por tanto, de sus derechos y emancipación laboral. Lo hubo respecto a los países anglosajones. La religión es muy determinante en cuanto a esto, y en tantas cosas. Los derechos siempre están asociados a la ley y si esta no avanza, el retraso es flagrante.

– La legislación, hasta hace poco, ha sido machista.

– La equiparación vino en 1981con la Transición. El código penal de 1848 regulaba la fidelidad a favor del hombre y el de 1870 amparaba la «venganza de sangre».

– En el XX hubo cambios.

– En España damos un paso adelante y dos atrás. En la República, legislativamente hubo avances en los derechos, incluyendo los educativos, pero fue una oportunidad perdida. Luego la Sección Femenina volvió a un modelo de mujer espeluznante. La legislación franquista fue muy severa con la mujer.

– ¿Las jóvenes «millennials» lo tienen más claro?

– Ha aumentado la polémica sobre qué es violación, el número de «manadas» y la violencia de género y esto es preocupante.

– ¿Qué está pasando?

– Que los chicos se educan con influencias violentas, la inmadurez con que se accede a la pornografía, la falta de respeto a la mujer y la propagación de modelos que se acercan a la prostituta. Estamos volviendo a aquello de todas prostitutas menos mi madre, a una conducta que produce espanto, tan caducos que no es una vuelta, es una revuelta atrás.

Demasiadas muertes

Afirma Vallvey que «el número de asesinadas es intolerable y sin embargo hay partidos que no lo reconocen, es ridículo. A la mujer se le niega la práctica sexual libre». Ahora incluso, «el vídeo sexual privado es una forma de lapidar mujeres. El feminismo es igualdad, pero ellos van en contra porque creen que es un machismo al revés, por eso hablan de supremacismo feminista, de hembrismo e ideología de género y me causa mucha inquietud. Lo dice gente que se supone formada».

«Breve historia de las españolas»

Ángela Vallvey

ARZALIA

600 páginas, 22,95 euros

Últimas noticias