Cultura

El Prado subasta por 3,2 millones de euros un piso legado por Juan José Luna

Con una interesante puja de 10.000 en 10.000 euros, finalmente ha sido un matrimonio que vive en el mismo edificio quienes se han hecho con el apartamento legado por Juan José Luna

Museo Nacional del Prado
Museo Nacional del PradoMariscalEFE

Desde 1980, Juan José Luna ejerció como conservador del Museo del Prado de Madrid, aunque estuvo vinculado a la Pinacoteca desde años antes. Experto en Historia del Arte, falleció el 23 de marzo de 2020, y como legado dejó más de 170.000 euros entre cuentas corrientes, acciones, fondos de inversión, así como una colección artística, con más de 700 dibujos, muebles y 50 óleos. Unas posesiones entre las cuales destaca la de un piso de más 300 metros cuadrados, con vistas al parque del Retiro de la capital. Este apartamento figura como uno de los grandes miembros de su testamento, y esto se ha demostrado tras una subasta: el museo lo ha lanzado a la venta con un precio de salida de 1,8 millones de euros.

La puja ha durado menos de media hora, eso sí, bastante intensa, y el resultado ha sido la compra del piso por 3.230.000 euros, por parte de un matrimonio que vive en el mismo edificio del inmueble. “Teníamos un límite de tres millones. Al final nos hemos pasado, el mexicano nos lo ha puesto difícil”, decía la pareja ante sus contrincantes, y en especial con el considerado como el más competidor, tras una gran disputa por ver quién se llevaba el premio.

A los 15 minutos tras el inicio de la subasta, Iyi Martín, maestro de ceremonias, advertía que se había llegado a los 3 millones de euros. A partir de ahí, la subasta se fue ralentizando, con una serie de pujas que competían sin descanso, hasta que quedaron dos contrincantes. Entre ellos, ascendían de 10.000 en 10.000 euros, entre susurros tras las mascarillas, hasta que, por fin, Martín golpeó el mazo y el apartamento pasó a ser propiedad del matrimonio.

El conservador del Prado, Juan José Luna, en 2016
El conservador del Prado, Juan José Luna, en 2016 FOTO: IGNACIO HERNANDO RODRIGUEZ IGNACIO HERNANDO RODRIGUEZ

Con esto, se trata de la primera subasta presencial de este rango que se ha producido en el Museo del Prado, con un resultado bastante positivo económicamente. A través de un comunicado, el espacio madrileño destaca que para Juan José Luna, dicho espacio “era un centro que está muy próximo, por la historia que despliega, los tesoros que guarda y porque ha determinado durante largo tiempo mi vida”.

De hecho, la venta de este apartamento no es decisión de la Pinacoteca, sino que era uno de los últimos deseos de Luna: quiso que, por un lado, se depositara su colección en dicho museo, y que con los beneficios obtenidos de sus ventas se compraran nuevas obras. Así, según informa el Prado, se adquirirán piezas de la escuela francesa, departamento que Luna lideró desde 1989. Cabe destacar que por una cantidad similar a la que se ha vendido el inmueble, la Fundación de Amigos del Prado pudo comprar “Aníbal vencedor”, primera obra registrada de Goya, a la Fundación Seglas-Fagalde.

Explica José Manuel Matilla, jefe de Conservación de Dibujos y Estampas del Prado, asegura que Luna “fue un coleccionista compulsivo. Compraba en subastas y en anticuarios, a veces lotes con numerosas obras, como ocurre en muchas ocasiones en este mundo”. Y añade que “las adquiría, las guardaba en cajas, en carpetas o en algunas ocasiones en los mismos marcos en que llegaron”. Por tanto, según el museo, se convirtió “en uno de los mecenas más destacados de la historia” del Prado.