Cultura

Eduardo F. Costantini, el famoso comprador del autorretrato de Frida Kahlo

La obra latinoamericana por Frida Kahlo nombrada ‘Diego y yo’ ha sido comprada por Eduardo F. Costantini, el gran coleccionista argentino de arte cuya pasión por la artista le ha permitido construir una destacada colección.

A la izquierda de la imagen, el autorretrato titulado 'Diego y yo', de la pintora mexicana Frida Kahlo en la subasta de Sotheby's del 16 de Noviembre de 2021. Julian Cassady/SOTHEBY'S
A la izquierda de la imagen, el autorretrato titulado 'Diego y yo', de la pintora mexicana Frida Kahlo en la subasta de Sotheby's del 16 de Noviembre de 2021. Julian Cassady/SOTHEBY'S FOTO: JULIAN CASSADY/SOTHEBY'S VIA REUTERS

Eduardo F. Costantini es el comprador de la distinguida obra de Frida Kahlo que se vendió por 34,9 millones de dólares anoche en una subasta en Sotheby’s de Nueva York. Su admiración hacia la Kahlo y Diego Rivera fue lo que le llevo a querer completar su colección que ya gozaba de las obras ‘Autorretrato con loro y chango’ (1942) y ‘Baile en Tehuantepec’ (1928). Su obsesión con la artista es tal, que el cuadro nuevamente comprado se ha convertido en la obra latinoamericana más cara de la historia.

A parte de ser coleccionista, Costantini también es desarrollador inmobiliario, además de ser el fundador y presidente del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (MALBA). En 2001, Costantini donó al museo más de 220 obras de arte latinoamericano de artistas como Diego Rivera y Frida Kahlo, aunque mantuvo la obra de ‘Rivera Baile en Tehuantepec’ en su estimada colección. Su estrategia de comprar obras emblemáticas de Latinoamérica aseguró que MALBA jugaría un papel importante en el mundo del arte.

MALBA es importante debido a la visibilidad y la actividad que les dio a varios artistas del continente, que acabo atrayendo la mirada internacional. El mayor contribuyente a este éxito es sin duda Costantini que comenta sobre el museo: “La existencia de Malba tiene para mí profundos significados. Es, ante todo, el hogar de las más de doscientas obras anteriormente diseminadas alrededor del mundo. A partir de ahora, todas compartirán un mismo hogar en mi país, en Buenos Aires. Juntas, en una unidad fortalecida, bregarán por las artes y por la identidad americana. Por otro lado, es también en MALBA donde vuelco mis mayores esfuerzos y mi energía detrás de un ideal de sociedad más solidaria y armónica.” El efecto del museo has sido innegable. Ahora, encontrar piezas históricas resulta difícil ya que la mayoría se encuentran en galerías o en casas de subastas.

Su dedicación también se ve en el hecho de que, durante la pandemia, adquirió aun mas obras de arte que se acabaron vendiendo en una subasta. Costantini ha demostrado ser una y otra vez un gran contribuyente y aficionado del arte. Ha dado vida al arte latinoamericano en el ámbito internacional.