Cultura

Un paisaje de René Magritte podría alcanzar los 60 millones de dólares en una subasta de Sotheby’s

El trabajo está a punto de recalibrar el mercado para el artista si cumple con las expectativas.

L’empire des lumières, Rene Magritte (1961)
L’empire des lumières, Rene Magritte (1961) FOTO: Sotheby's Cortesía de Sotheby's

La obra surrealista clásica de René Magritte, que nunca antes se había vendido, se reveló como uno de los posibles éxitos de taquilla en la subasta moderna y contemporánea de Sotheby’s en Londres el 3 de marzo. ‘L’empire des lumières’ procede de la colección Gillion Crowet de Bélgica, donde se encuentra desde su creación.

Magritte pintó la obra para Anne-Marie Crowet Gillion, la hija de uno de los mecenas más importantes del artista, y la conserva desde entonces. La estimación, que supera los 60 millones de dólares, es más del doble del récord actual de Magritte de 26,8 millones de dólares, establecido en Sotheby’s Nueva York en noviembre de 2018.

Helena Newman, presidenta de Sotheby’s Europa, describió la pintura como una obra maestra del arte del siglo XX. Ella dijo: “Con su escala impresionante, la pintura cinematográfica atrae al espectador al mundo atemporal de Magritte. Su inmediatez y poder encapsulan la “calidad de estrella” que coloca a Magritte firmemente entre el panteón de los artistas más buscados del mercado. No podríamos estar más emocionados de comenzar el nuevo año presentando este trabajo espectacular en Londres, donde representa un nuevo punto de referencia tanto para el artista como para el mercado global del arte”.

Mi impresión general del mercado es que sigue siendo muy fuerte, con una demanda de grandes obras que supera con creces la oferta”, dijo Thomas Danziger, un abogado que maneja envíos de subastas de alto perfil, a Artnet News. “Los altos precios de las obras a menudo sacan obras de las paredes de los coleccionistas y las llevan a la sala de subastas, por lo que no sería sorprendente ver obras de arte importantes como esta Magritte en el mercado esta primavera.”

La obra forma parte de una serie de 17 pinturas, también conocida como “L’empire des lumières”, que nació de la gran demanda de la composición, según Sotheby’s. Cuando una de las obras se exhibió en la Bienal de Venecia de 1954, se prometió a cuatro compradores y finalmente se vendió a Peggy Guggenheim. Magritte luego creó tres piezas adicionales para aquellos que habían perdido, reinventando y enriqueciendo cuidadosamente la composición, y las obras evolucionaron con el tiempo.