Cultura

El Stonehenge español: hallan en Huelva un monumento megalítico de hace 6.000 años

Una intervención arqueológica ha descubierto un conjunto de piedras tipo crómlech, compuesto por 34 menhires datados entre el 5.000 y el 3.000 a.C.

Conjunto megalítico hallado en Huelva
Conjunto megalítico hallado en Huelva FOTO: Ayuntamiento Cumbres Mayores

El 6 de agosto de 1895 se declaraba Monumento Histórico Nacional al Castillo de Cumbres Mayores, también conocido como Castillo de Sancho el Bravo, una fortificación que data de los siglos XIII y XV. Una fortaleza con muros de diez metros de altura que se ubica en la localidad de Cumbres Mayores, en Huelva, y que ahora ha sido objeto de un nuevo descubrimiento. “En el castillo medieval de Sancho IV se ha localizado un monumento megalítico tipo crómlech, como el enigmático monumento inglés de Stonehenge”, publicaba el pasado lunes en sus redes sociales el Ayuntamiento de Cumbres Mayores. Un tesoro arqueológico de gran valor, hallado tras una intervención arqueológica realizada en el Patio de Armas de la fortificación.

Así, el arte prehistórico de Huelva se enriquece con este descubrimiento, que confirma la huella de la arquitectura megalítica en el suroeste peninsular. Asimismo, según publican en “Huelva información”, permite confirmar que la fortaleza se construyó en el siglo XIII sobre un monumento anterior muy antiguo, un conjunto de piedras dispuestas verticalmente, normalmente conformando círculos, y construido posiblemente hace unos 6.000 años. Según los investigadores, esto convierte a Cumbres Mayores en la zona arqueológica más importante de Andalucía.

En total se han encontrado 34 menhires, datados entre el 5.000 y el 3.000 a.C., de los cuales 32 contienen grabados de diferente tipo: desde escenas de pastoreo hasta un tipo de escultura cilíndrica antropomorfa. Una disposición megalítica de incalculable valor, que hace a los expertos que la relacionen con el gran yacimiento de Stonehenge. No obstante, no se trata del único conjunto español que se relaciona con el inglés, pues también destaca el de Guadalperal, en Cáceres.

El extremeño es un tesoro de piedras ubicado en la cuenca del Tajo, un monumento levantado al menos 4.000 años atrás y que, no obstante, en pleno franquismo quedó sumergido bajo el agua. Últimamente, y tras temporadas de sequía, estos elementos han comenzado a resurgir, hasta emerger totalmente hacia la superficie, de tal manera que varias asociaciones reclamaron la oportunidad de recuperar estas 140 piedras y reemplazarlas. Proponen la solución de retirar todas las piedras del cauce del río y reconstruir el monumento a orillas del embalse.