Villa favorita no encuentra comprador: «aunque me gustaría»

Carmen Thyssen ha negado que Villa Favorita, a orillas del lago Lugano de Suiza, se haya vendido. «Ya me gustaría», dice. Pero no. Todavía no se ha cerrado ninguna operación. La Prensa italiana habló del interés del magnate italo-suizo Carlo De Beneditto, que finalmente no quedó en nada. Según algunos portales inmobiliarios suizos, la mansión está a la venta por unos 90 millones de euros. «Cuando voy por allí, siento nostalgia y no me gusta. Recuerdo los momentos felices, pero me entristece. Por eso quiero venderla», dice Carmen Thyssen.

A orillas del lago Lugano, en un promontorio de frondosos jardines, fue construida en 1660 y adquirida en los años treinta por el primer barón Thyssen-Bornemisza. A su muerte en 1947, las salas fueron habilitadas para acoger la colección de arte. Recientemente se vendieron terrenos de los jardines por 25 millones. «Lo he aprendido de mi marido: hay que saber cerrar las historias del pasado. Cuando vendió su colección a España recuerdo que me dijo: hay que cerrar la página de Lugano. No importa que allí fuésemos felices», explica la baronesa.