MENÚ
domingo 24 marzo 2019
12:38
Actualizado

Berlioz, el fundador de la orquesta moderna

Se celebran los 150 años de la muerte de una de las figuras más preclaras del Romanticismo francés

  • Berlioz no pudo ver «Les Troyans», su obra cumbre, representada en vida
    Berlioz no pudo ver «Les Troyans», su obra cumbre, representada en vida

Tiempo de lectura 2 min.

09 de marzo de 2019. 03:25h

Comentada
Gonzalo Alonso 9/3/2019

ETIQUETAS

Se celebranlos 150 años de la muerte de una de las figuras más preclaras del Romanticismo francés, Hector Berlioz, considerado por el escritor Théophile Gautier como parte de la «La Trinidad del Arte Romántico» junto a Victor Hugo y Eugène Delacroix.Fue Berlioz (11/12/1803, La Côte-Saint-André-8/3/1869, París) un compositor ecléctico, fundador de la orquesta moderna, pionero en la creación de festivales y promotor de grandes conciertos, escritor y periodista prolífico, primogénito de una generación en la que se encuentran Mendelssohn, Schumann, Liszt y Wagner, a la vez clásico –heredero de Rameu y Gluck– y revolucionario, renovador la escena lírica y el concierto sinfónico.

Aprendió a tocar la flauta y la guitarra a iniciativa de su padre, médico de Grenoble. En 1821, se trasladó a París para estudiar Medicina, ciencia que abandona fascinado por las óperas y conciertos a los que asistía. Se inscribió en el conservatorio y en 1830 se alzó con una cantata con el Premio de Roma, componiendo enseguida la «Sinfonía Fantástica». Inspirada en su amor frustrado hacia la actriz Henrietta Constance Smithson, esta obra supera los límites de la forma sinfónica tradicional y hace de la textura orquestal su protagonista, jugando con timbres y combinaciones de instrumentos sorprendentes e innovadoras. El éxito catapultó su reputación ylas obras programáticas, forma de la que es máximo exponente junto a Franz Liszt, «Harold en Italia», «Romeo y Julieta» y el «Requiem» aumentaron su popularidad. En 1840 el gobierno francés le encargó la composición de una obra en homenaje a la Revolución de 1830, encargo que se materializó en la «Grande Symphonie funèbre et triomphale» que el mismo Berlioz dirigió en su estreno en la Plaza de la Bastilla. La revisó y Wagner le dijo a Schumann que contenía pasajes tan «magníficos y sublimes que nunca podrán superarse».

El fracaso de sus óperas, «Benvenuto Cellini» y «La Damnation de Faust», le llevaría a escribir: «Desde hace tres años me atormenta la idea de una vasta ópera de la que quiero escribir la música y el texto». «Les Troyans», escrita entre 1856 y 1858, supondría la cúspide de su producción musical. No pudo verla representada en vida dada la hostilidad con la que eran recibidas sus óperas y el estreno tuvo que esperar al 6 de febrero de 1920. Diversas instituciones le recuerdan. Simon Rattle dirigirá la «Sinfonía Fantástica» con la London Symphony Orchestra en el Barbican londinense el 5 de mayo; el 7 de ese mismo mes lo hará Mikko Franck con la Orquesta Filarmónica de la Radio Francesa en el Palau de la Música de Valencia y y el 25 podrá escucharse de manos de Víctor Pablo Pérez junto a la Orquesta Simfònica del Vallès en el Palau de la Música de Cataluña. La Filarmónica de París celebra al compositor todo el año. Lo propio hace el canal Mezzo a lo largo de este mes, mientras que, el Festival Berlioz de La Côte-Saint-André promete ser especialmente significativo.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs