MENÚ
lunes 22 octubre 2018
03:23
Actualizado
  • 1

Christian Escuredo: «Mis amigos me llaman ahora JesuChristian»

Protagoniza en «33, el musical» la historia del«mayor ''influencer'' del mundo», el Mesías, que se estrena en Madrid el 22 de noviembre

  • Christian Escuredo / Foto: Cristina Bejarano
    Christian Escuredo / Foto: Cristina Bejarano

Tiempo de lectura 4 min.

08 de octubre de 2018. 23:42h

Comentada
C.S. Macías 8/10/2018

ETIQUETAS

Se está dejando crecer el pelo para recrear la historia de un hombre que cambió el transcurso de la humanidad. En «33, el musical», promete «conmover a los espectadores», crean o no, con la vida de quien cambió el mundo con un mensaje de amor: Jesucristo. Serán 27 actores, 7 músicos y más de 100 personas las que el 22 de noviembre, en un escenario sorprendente, abrirán en Ifema las puertas del cielo.

–¿Qué es «33»?

–Es un musical muy optimista con un mensaje muy necesario a día de hoy, universal, que es el amor.

–¿Se siente un poco Mesías al ser el elegido?

–Me siento el elegido, pero como que me ha tocado hacer un personaje protagónico muy potente a nivel de composición e investigación y también muy responsable por ser un personaje que a día de hoy está vivo. Aunque hayan pasado 2.000 años es un personaje que está en el corazón de millones de personas de todo el mundo y todo eso me hace sentirme muy responsable y trabajando con mucha delicadeza y respeto.

–¿Usted tiene muchos pecados?

–No sé a qué le llama pecados... (risas).

–¿Ser Jesucristo es tener ya un poco el cielo ganado?

–No, yo creo que eres un ser humano igual que todo el mundo, igual de vulnerable y con los miedos e inseguridades que cualquier otra persona.

–Si en aquella época hubiera habido redes sociales, ¿Jesucristo sería el mayor «influencer»?

–Sí, tendría muchos «followers».

–¿Cuál sería el selfie que no hubiera querido perderse de aquella época?

–Con sus doce apóstoles.

–¿Cuál es para usted el mayor milagro?

–El mayor milagro que su mensaje calase en todo el mundo, un mensaje de empatía. En eso es en lo que más cree Jesús y en lo que más cree Christian.

–Cuando le llamaron para proponerle que protagonizara el musical, ¿pensó que le llamaban del más allá?

–(Risas). No porque la persona que me llamó, que es Julio Awad, a parte de ser un profesional y de ser el director de este show, es un amigo.

–¿En qué cree Christian?

–Creo en la empatía.

–Se ha ido a Jerusalén para meterse mejor en el personaje. ¿Viene más o menos converso?

–Vengo con el imaginario bien alimentado. Allí me entrevisté con mucha gente religiosa y no religiosa. Me caló mucho hablar con historiadores, sobre todo con una arqueóloga de Magdala que está trabajando en una Sinagoga del siglo I y me comentó, sobre todo, cómo se organizaba la polis. Esto es algo en lo que me apetecía mucho indagar, sobre todo cómo se movía Jesús en esa época.

–¿En su carrera como actor se ha encontrado con muchos Judas?

–La verdad es que... no. Estoy muy contento con la trayectoria que llevo. La verdad es que siempre se me ha tratado muy bien.

–En su día a día ¿qué hace como si fuera un acto de fe?

–Soy un tío bastante espiritual, me gusta mucho meditar y trato de ser empático, algo que a veces es muy difícil.

–¿Qué espera del musical?

–Espero que sea un éxito porque lo merece. No solo por lo ambicioso que es si no por el entusiasmo que veo a todo el equipo como en el artístico, técnico, todo en general.

–¿Ha notado algo diferente en su vida desde que es «Jesucristo»?

–Pues que creo que nunca he estudiado tanto. De Jesús se habla mucho, pero también hay mucha fantasía.

–Ahora que le han dado el papel del «enviado». ¿Cuál cree que es su misión?

–A parte de interpretar este personaje, alimentar bien mi imaginario para crear un personaje que cale hondo.

–¿Qué ha aprendido?

–Que Jesús es uno de los mejores «coach» que he leído hasta ahora.

–Dicen que los gallegos llegan a todas partes. ¿Jesucristo podría haber sido gallego como usted?

–(Risas). ¿Por qué no? Hay un gallego en la luna...

–¿Lo más difícil de meterse en este papel?

–Lo más difícil es no juzgar.

–¿Le ha tocado rezar muchas veces, o se va a persignar cuando comience 33 el 22/11?

–Pues estoy abordando este personaje con el mismo respeto y cuidado e investigando mucho y con mucha delicadeza.

–¿Llamarse Christian ya era premonitorio?

–Sí, mis amigos ahora me llaman JesuChristian.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs