El «Chapo» Guzmán: narcotraficante, criminal y ¿director de cine?

El ex jefe del cartel de Sinaloa planeó llevar su vida al cine

El ex jefe del cartel de Sinaloa estuvo años preparando su «biopic»

«No eres nadie hasta que te disparan», escribió Rafael Soler en 2016 (Ediciones Vitruvio). Sin embargo, la cercanía del «Chapo» Guzmán con balas y balines le debieron hacer menospreciar tal hito y decidir, tardíamente, que lo suyo no eran los bajos fondos, sino el cine. O, por lo menos, que su carrera como magnate del narcotráfico bien merecía elevarle a los cielos del séptimo arte. Así se ha sabido durante el juicio que se está llevando a cabo en Nueva York y en el que el ex jefe del cartel de Sinaloa ocupa el epicentro del caso tras ser detenido en 2016.

Lo confirmaba el que fuera su mano derecha durante años, Álex Cifuentes, que durante su intervención confirmó que al «Chapo» «le encantó la idea» –dijo– propuesta por su ex mujer Angie. «¿Y cuál era el papel del acusado en la cinta?», preguntaba el jurado. Y Cifuentes respondía contundente: «Director». Fue su esposa de entonces la que le animó a tomar las riendas del largometraje para conservar los beneficios de la taquilla «en lugar de regalarlos a algún estudio cinematográfico».

Mucho antes de que la venerada «Narcos» tomara forma en Netflix –y mitificara si cabe la figura de Escobar–, Joaquín Archivaldo Guzmán Loera ya estuvo trabajando de 2007 a 2013 en un proyecto en el que él mismo contaría su vida y por lo que hasta llegó a contratar a Javier Rey –un productor colombiano al que tanto el «Chapo» como su familia contaron sus fechorías– para que se hiciera cargo del guión.

De esta forma cobra un especial sentido la reunión de Kate Del Castillo –a la que podría haber cedido los derechos del filme– y Sean Penn con Guzmán Loera en octubre de 2015, en la que «pudieron hablar de los detalles de la filmación», especula la Prensa mexicana sobre un encuentro en el que el actor entrevistó al narco.