MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
22:32
Actualizado
  • 1

El español da pasos de gigante

La pujanza del castellano se dimensiona en América. Más allá del peso de su población gana enteros como idioma de futuro en Estados Unidos.

  • El español da pasos de gigante

Tiempo de lectura 2 min.

29 de abril de 2018. 00:10h

Comentada
R. Fernández.  29/4/2018

El español tiene músculo. Y potencia. Y futuro. El idioma ha crecido –gracias fundamentalmente al enorme potencial que supone su implantación en América–, hasta convertirse en la segunda lengua del mundo, por detrás del inglés en una infinidad de apartados económicos, sociales, culturales y políticos. Sería prolijo desarrollar todos y cada uno de los escenarios en los que su pujanza se ha impuesto. En este sentido no es desdeñable su importancia económica: los países que hablan español representan un 6,4% del PIB mundial. Nuestro idioma es la lengua en la que se comunican nada menos que 20 países del mundo, y es que además de España, que es el país en el que nació, se habla en todos los estados del centro y del sur de América, a excepción de Brasil, lo que no resulta desdeñable. La tasa de crecimiento de la producción científica en Latinoamérica ha sido del 128% desde 2003. Un dato que refleja la importancia de todo un continente en el que Estados Unidos no es pieza desdeñable en el éxito que aguarda al castellano. Estados Unidos ahora tiene más de 50 millones de hispanohablantes. Existen más personas que hablan español en Estados Unidos que en España. No es casual que más de 20 estados hayan promulgado leyes para hacer que el inglés sea el idioma oficial. Lo que sucedió con otros idiomas de inmigrantes en Estados Unidos, como el italiano, el yidish o el polaco no ha sucedido con el español: las terceras generaciones de inmigrantes continúan hablando español. En este sentido, poco importa que su origen sea puertorriqueño, mexicano o guatemalteco: todos mantienen vivo el idioma de sus padres o abuelos. Entre los hispanos la minoría bilingüe es mayor de lo que lo fueron las minorías de alemanes, franceses o italianos que desembarcaron en el Nuevo Mundo. Sin duda, la presencia de oleadas constantes de inmigrantes de países al sur de Río Grande tiene mucho que ver con ese mantenerse vivo el idioma español. Todo ello ha hecho que en la ciudad de Miami, el 62% de la población sea hispanohablante y que el inglés conviva con naturalidad con el castellano. En la ciudad de Chicago, el 29% de los habitantes habla español, casi igual que en Nueva York. Y la cosa no se detiene.

Últimas noticias