Cultura

Encarna Paso: teatro en las venas

La actriz, conocida por su papel en «Volver a empezar» y por su aportación al mundo de la dramaturgia, falleció ayer a los 88 años

La actriz, conocida por su papel en «Volver a empezar» y por su aportación al mundo de la dramaturgia, falleció ayer a los 88 años.

Publicidad

«Quién me iba a decir que una vez te perdería, yo al verme solo sin ti qué no daría por volver a empezar». Así dice una de las frases de «Begin the Beguine», la banda sonora que el compositor Cole Porter hizo de la película «Volver a empezar». Estas letras acompañaron a la película que catapultó a Encarna Paso hacia la fama. Dirigida por José Luis Garci –también trabajaron juntos en «Sesión continua»–, la cinta ganó el Oscar a la mejor película de habla no inglesa en 1982, momento que fue celebrado por el cine español y por sus protagonistas: Paso, como la joven Elena, y Antonio Ferrandis como el poeta de mismo nombre que volvió a España en busca del amor de su juventud. Sin embargo, ayer fue la dramaturgia y el cine quienes perdieron a la gran actriz porque ha fallecido a los 88 años.

Nació el 25 de abril de 1933 en el seno de una familia a la que el arte le corría por la sangre: era nieta del dramaturgo Antonio Paso así como también sobrina de los autores Alfonso y Manuel Paso. Su primera aparición en el cine fue con 14 años en «Botón de ancla», de Ramón Torrado. Pero no fue hasta su trabajo con la compañía de Milagros Leal y Salvador Soler Mari cuando se puede hablar de su debut profesional. Toda una vida dedicada al mundo de la interpretación y cuyo legado, tanto cine como en el teatro, ha sido motivo de admiración por muchos seguidores y aficionados.

Intervino en más de 30 películas como, «La prima Angélica», de Carlos Saura, «La colmena», de Mario Camus, y «El bosque animado», de José Luis Cuerda. Además, representó gran parte del repertorio cómico español en las tablas de toda España junto a Ismael Merlo, así como grandes títulos del teatro de nuestro país.

Publicidad

Lorca y Robert Graves

Entre otros, destaca su trabajo en obras como «La casa de Bernarda Alba» (Lorca), «La dama duende» (Calderón de la Barca), «El caballero de Olmedo» (Lope de Vega) y «La cornada» (Sastre). Además, fue partícipe de dos estrenos: en 1993 de la primera versión en castellano de la obra de Brian Friel «Bailando en verano», y, más tarde, en 2004, de «Yo Claudio», de Robert Graves. Esta última se interpretó en el Festival de Teatro Clásico de Mérida bajo la dirección de José Carlos Plaza y compartió escenario con Jesús Cimarro, una de las primeras personas que lamentaron ayer su pérdida y que trasladó su pésame a la familia por Twitter.

Publicidad