MENÚ
miércoles 19 junio 2019
00:08
Actualizado

Hallan el último barco esclavista que llevó africanos a Estados Unidos

El "Clotilda" fue quemado en 1860 a orillas del río Mobile, en Alabama, donde fue descubierto el miércoles después de más de un año de búsqueda. La goleta transportó de contrabando a 110 mujeres, hombres y adolescentes que al abolirse la esclavitud fundaron cerca de Mobile un pueblo llamado Africatown

  • Hallan el último barco esclavista que llevó africanos a Estados Unidos
    /

    DAN ANDERSON / EFE

Tiempo de lectura 4 min.

24 de mayo de 2019. 19:34h

Comentada
D. Mendoza 24/5/2019

ETIQUETAS

Una apuesta y una falsa alarma. De la primera nació el “Clotilda”, el último barco de esclavos africanos que llegó a Estados Unidos. Y gracias a la segunda resurgió, literalmente, de las profundidades. Para 1860, cuando la goleta atracó en el río Mobile de Alabama, el tráfico de esclavos había estado prohibido durante décadas. Pero no todos en el Sur cumplían la ley. Timothy Meaher, un terrateniente dueño de un astillero, había visto cómo la nueva legislación afectaba su negocio: el precio de la mano de obra libre era más alto que el de aquella traída de África. En una demostración de poderío y arrogancia, Meaher apostó a sus vecinos del norte que era capaz de “traer un barco lleno de negros a la bahía de Mobile bajo las narices de las autoridades”. El comerciante contrató al capitán William Foster para que viajara al puerto de Ouidah, en Benín, comprara esclavos y los trajera de regreso a Estados Unidos sin ser capturado. El “cargamento” costó 9.000 dólares en oro: 110 hombres, mujeres y niños cuyo precio en Alabama era 20 veces mayor.

Después de seis semanas en altamar, con los esclavos escondidos en la bodega de la goleta, Foster llegó a Alabama, donde trasladó su contrabando a otra embarcación antes de quemar el “Clotilda”. Tal y como había supuesto, Meaher se salió con la suya. Pero tres años más tarde, en 1863, Lincoln expidió la Proclamación de Emancipación. Treinta y dos de los sobrevivientes de aquel viaje, ya libres, compraron parcelas de tierra al norte de Mobile y fundaron Africatown, una comunidad donde mantuvieron vivas sus costumbres, su idioma y su historia.

El barco y la travesía vital de los hombres y mujeres que llegaron en él a Estados Unidos guardan para sus descendientes un sentido originario. A pesar de ello, y de que se conserva abundante documentación que ha permitido reconstruir el viaje del “Clotilda”, este episodio es también uno de los más olvidados de la narrativa de la esclavitud en Estados Unidos. Y, como ha ocurrido con otros momentos lamentables de la Historia, ha habido incluso quien negara que alguna vez existió. Sin embargo, un equipo de investigación descubrió los restos de la goleta esta semana en un extremo remoto del río Mobile. Las dudas, para quien las tuviera, quedan despejadas. Para los nietos de aquellos africanos arrancados de su tierra el descubrimiento supone la materialización del principal relato de su comunidad.

El histórico descubrimiento, que publicó en primicia y con un extraordinario reportaje “National Geographic”, fue producto de más de un año de búsqueda y de procesos de contraste para confirmar que en efecto se trataba del “Clotilda”. La exhaustividad era de máxima importancia porque ya habían tenido una falsa alarma. En enero de 2018 un periodista aseguró haber encontrado la goleta de Foster en el río Mobile. La Alabama Historical Commission (AHC) contrató a la empresa de arqueología Search, Inc., que comprobó que se trataba en realidad de otro barco. Ese aparente fracaso sirvió para reavivar el interés por el “Clotilda”, con lo que la AHC consiguió mayor financiación y apoyo para continuar con la búsqueda.

El arqueólogo Kyle Lent examina una parte del casco del "Clotilda". (Foto: AP)
- El arqueólogo Kyle Lent examina una parte del casco del "Clotilda". (Foto: AP)

Tras sumergirse en miles de documentos y registros de mediados de 1800, los investigadores encontraron que “Clotilda” era una goleta con características peculiares -entre otras cosas, porque fue construida por encargo- lo suficiente como para permitir identificarla sin atisbo de dudas en caso de que la encontraran. También sabían que fue hecha de pino amarillo del sur y contaba con una orza de casi cuatro metros que podía levantarse o bajarse para acceder a aguas poco profundas. Aunque a lo largo del Mobile encontraron decenas de barcos, solo uno de ellos tenía los rasgos de “Clotilda”.

Últimas noticias