MENÚ
lunes 17 junio 2019
00:32
Actualizado

Guerra de Filipinas: El médico que acabó con la epidemia de Beriberi

El descubrimiento del teniente médico Rogelio Vigil de Quiñones, con el que tenemos una deuda histórica a día de hoy, acabó con la enfermedad que consumía a los Héroes de Baler, los últimos de filipinas, de cuyo asedio final se cumplen el 2 de junio 120 años.

  • Imagen de los héroes que hicieron frente al asedio en Baler, Filipinas, enfermos y carentes de alimentos
    Imagen de los héroes que hicieron frente al asedio en Baler, Filipinas, enfermos y carentes de alimentos

Tiempo de lectura 8 min.

26 de mayo de 2019. 03:35h

Comentada
Miguel Ángel López de la Asunción.  26/5/2019

ETIQUETAS

El próximo 2 de junio se cumple el 120 aniversario de la finalización del asedio sufrido por un destacamento militar español en la iglesia de Baler, localidad filipina de la contracosta de la isla de Luzón, entre el 27 de junio de 1898 y el 2 de junio del siguiente año. A pesar de su inferioridad, los Héroes de Baler –comúnmente conocidos como Los Últimos de Filipinas– lograron que durante 337 días la bandera española ondease en lo alto del campanario enfrentándose a las constantes acometidas del enemigo, diez veces superior en número, enfermedades, hambre, desesperación y muerte.

Entre los militares sitiados –en su mayoría pertenecientes al Batallón de Cazadores Expedicionario nº 2 y un efectivo de Administración Militar– se hallaban además dos componentes de la 4ª Brigada de Sanidad Militar que, sin forzar aseveración ni hacer venturosas elucubraciones, fueron en gran medida responsables del logro de una de las mayores hazañas de nuestro Ejército. Además de participar en todo momento en los combates y de carecer de medios, el teniente médico provisional Rogelio Vigil de Quiñones y Alfaro y el sanitario Bernardino Sánchez Caínzos, ejercieron una labor facultativa ejemplar en atención a enfermos, heridos y frente a la epidemia de beriberi que asoló la guarnición.

El beriberi es una enfermedad causada por la carencia de vitamina B1 (tiamina). Nuestro organismo es incapaz de producirla, obteniéndola de alimentos como carne, legumbres, cereales y en menor medida de frutas, verduras, lácteos y pescados. Sin tiamina nuestro metabolismo no convierte la metabolización de los alimentos en energía, careciendo nervios y músculos de lo necesario para su funcionamiento. Si tras la aparición de los primeros síntomas no se realiza aporte vitamínico en la dieta del paciente, sobrevendrán cuadros de extenuación extrema y parálisis de miembros, llegando a resultar letal. Actualmente conocemos sus causas y tratamientos, pero en aquellos días constituía un misterio.

Vigil de Quiñones, licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Granada y médico rural durante once años en el alpujarreño valle de Lecrín, fue un verdadero héroe. A pesar de padecer él mismo la epidemia de beriberi que acabó con 12 compañeros y recibir una herida grave de proyectil en la parte superior de la región lumbar –cosida por él mismo con ayuda de un espejo– asistió permanentemente a los sitiados haciéndose trasladar de enfermo a enfermo sentado en una silla ante la imposibilidad de mantenerse en pie. Pero además de realizar este esfuerzo sobrehumano digno de un médico militar sin igual, fue pionero a nivel mundial al establecer la relación entre alimentación y beriberi, lo que constituyó una clave fundamental para la salvación del destacamento.

A principios de diciembre, cuando 15 defensores padecían beriberi y 11 habían fallecido por la enfermedad, observó una leve mejoría en su caso tras consumir algunas hierbas que crecían alrededor de las trincheras y, a su vez, un rápido empeoramiento al eliminarlas de su dieta debido a un mayor celo del enemigo. Moribundo y consciente de la cercanía de su final, la noche del 13 de diciembre de 1898 llamó a su compañero de fatigas, el segundo teniente Martín Cerezo –en aquellos momentos jefe de la defensa– y le expuso su descubrimiento y la gravedad de su situación: «Martín, yo ya me muero, estoy muy malo. Si pudiesen traer algo verde de fuera quizá mejoraría, y como yo, estos otros enfermos».

A través de la gatera

Ante la angustiosa situación se decidió verificar la quema del pueblo con objeto de retrasar las líneas enemigas, ampliar el perímetro defensivo y abastecerse de alimentos. El escenario era crítico. El fracaso del golpe de mano supondría el final de los defensores. Si bien todos los que podían mantenerse en pie se presentaron voluntarios, se asignó la misión al cabo José Olivares y los diez soldados en mejores condiciones físicas. En torno al medio día del 14, el cabo acompañado de nueve soldados del Batallón de Cazadores Expedicionario nº 2 y de Marcelo Adrián de Administración Militar, abandonaron la iglesia. Uno a uno, sigilosamente, salieron a través de la gatera que comunicaba la sacristía con la trinchera lateral. Ya en el exterior, se desplegaron con la bayoneta calada, poniendo en fuga a los centinelas sitiadores. Tras tomar posiciones, protegieron las operaciones del soldado encargado de iniciar el fuego. Mediante una caña y trapos impregnados en petróleo y la ayuda del viento el fuego comenzó a extenderse y la partida avanzó para consumar mayor daño al enemigo. Antes de que este pudiese reaccionar todos los bahay –viviendas de caña y nipa– que rodeaban la iglesia estaban en llamas, alcanzando incluso la primera línea de trincheras enemigas –la más comprometida y perniciosa para los peninsulares– antes de recibir una descarga de fusilería como respuesta y la orden de replegarse.

El médico, sabedor del significado del logro de la misión, como agradecimiento regaló al cabo Olivares el célebre reloj que marcó las últimas horas del Imperio español, un sencillo aparato de cadena marca Cyma que retornó a la familia del doctor en 1946 y del que podemos disfrutar, entre otras interesantísimas piezas, en la exposición que tiene lugar hasta el 30 de junio en el Museo del Ejército de Toledo. La operación fue un verdadero éxito. Las vanguardias tagalas fueron retrasadas y los españoles dispusieron de un perímetro despejado de 200 metros alrededor de su posición, lo que permitió abrir las puertas de la iglesia –cerradas desde el comienzo del asedio– y la entrada de luz y aire fresco. Con ello se pudo sanear el recinto y realizar incursiones por los parajes cercanos para obtener hierbas y pequeños animales que complementasen la dieta de los sitiados. Estas medidas, además de permitir prolongar la defensa durante meses, fueron garantes de la salvación de la mayoría de los enfermos y a la postre del destacamento.

Tras regresar a la Península, la heroica y trascendental labor de Vigil fue objeto de juicio contradictorio para dilucidar si era merecedor de la Cruz Laureada de San Fernando, la mayor condecoración de nuestro Ejército. Sorprendentemente, en contra del dictamen final del juez instructor que ratificó que, acorde al caso 69 del artículo 25 de la ley de 18 de mayo de 1862, cumplía todos los requisitos instados a los miembros de Sanidad Militar, lo cierto es que su ingreso en la Real y Militar Orden jamás se llevó a cabo. Un heterogéneo grupo de instituciones, especialistas en el episodio y particulares agradecidos al médico de Baler, entre los que me encuentro, se han comprometido en ensalzar su proeza y realizar las gestiones oportunas para que tenga lugar la reapertura de la causa que, sea dicho, incumplió en su desarrollo parte de lo establecido en sus rigurosos reglamentos. Es el momento de subsanar una deuda histórica que mantenemos con un pionero de nuestra Sanidad Militar que sirvió heroicamente a España en tres continentes.

Guerra de Filipinas: El médico que acabó con la epidemia de Beriberi

Delirios y fiebre alta

Una palabra que se repite y un significado nada esperanzador. Beriberi significa en cingalés «no puedo -no puedo» y no hace presagiar sino una terrible enfermedad con fatal desenlace. La dieta del destacamento que se refugiaba en la iglesia de Baler carecía tanto de carne como de vegetales y se basaba fundamentalmente en la ingesta de arroz sin cáscara, provocó la citada enfermedad, que se debe a la falta de tiamina o vitamina B1 y que genera un cuadro terrible que se puede prolongar por espacio de dos semanas, ya que el mal actúa sobre el sistema nervioso y lo va paralizando poco a poco hasta que el paciente llega a la muerte por una extenuación extrema. Quien lo sufre presenta un cuadro en el que pierde la razón, tiene delirios y fiebre alta.

Historiador. «coautor de Los Últimos de Filipinas: Mito y realidad del sitio de Baler» (Editorial Actas)

Últimas noticias