El nuevo tesoro de la catedral

Una estatua perteneciente al Pórtico de la Gloria ha sido hallada enterrada durante las labores de restauración del templo. Los expertos consideran el hallazgo «excepcional»

Imagen de la escultura encontrada
Imagen de la escultura encontrada

Una estatua perteneciente al Pórtico de la Gloria ha sido hallada enterrada durante las labores de restauración del templo. Los expertos consideran el hallazgo «excepcional»

La torre sur de la catedral de Santiago de Compostela ha desvelado una pieza que llevaba oculta a los viandantes más de cinco siglos. Se trata de una escultura que data en torno al año 1,200. Los responsables del hallazgo aseguran que es una de las que adornaban la fachada medieval que cubría el Pórtico de la Gloria en esa época. Ésta sería la octava talla que ha logrado resistir las inclemencias del tiempo y las diversas reformas que ha sufrido el templo gallego.

Hallada en la @CatedralStgo figura procedente de la fachada del Pórtico de la Gloria del taller del Maestro Mateo https://t.co/wgX55HDCkQ pic.twitter.com/M6SPZVRVCx

Los responsables de la Fundación Catedral de Santiago, responsable de este descubrimiento, han destacado a través de los expertos consultados que podría representar a un profeta, dado que es una figura masculina descalza, con nimbo pero no alas, que sostiene una cartela de gran tamaño. Al icono le falta la cabeza, seña habitual entre las representaciones que se retiraban de las catedrales durante la Edad Media. Gracias a que la figura se ha conservado con la columna a la que está adosada se ha demostrado que pertenece a la fachada, y la manera de labrar la piedra en la que está esculpida es un indicativo de que nos encontramos ante una obra realizada por la escuela del Maestro Mateo, escultor icónico de la época medieval y encargado de elaborar la primera fachada del Pórtico de la Gloria.

En siglo XVI, momento en el que se desmontó la portada original para reformarla, la figura quedó abandonada en las entrañas de la catedral y el paso del tiempo acabó por enterrarla. El habitáculo de la torre en la que ha sido hallada se tapió hace aproximadamente un siglo, pero los expertos coinciden en que llevaba en ese lugar mucho más tiempo. No se descarta por el momento que puedan aparecer más figuras correspondientes a la misma época durante las labores de reconstrucción.

Rocío Sánchez Ameijeiras, profesora de Historia del Arte de la Universidad de Santiago de Compostela, es una de las personas que ha tenido acceso al hallazgo, que califica de «sorprendente». Los demás expertos consultados por la fundación (entre los que se encuentran expertos en la iglesia) coinciden en que se trata de un descubrimiento «excepcional» y fortuito, ya que no se esperaba poder recuperar más piezas del Pórtico.

La estatua podrá ser vista por el gran público en la nueva exposición sobre el Maestro Mateo organizada por la Fundación de la catedral y la Real Academia Gallega de Bellas Artes, que se inaugurará en el Museo del Prado el próximo 28 de noviembre. Hasta el 27 de febrero del próximo año se expondrán junto a esta figura piezas pertenecientes al artista medieval, algunas de las cuales no han salido nunca de tierras gallegas.