Cultura

Mao, el líder que mató a 65 millones de chinos

Fue el pionero de un plan de ingeniería social que nunca antes había tenido precedentes en la historia

El líder comunista chino Mao Zedong
El líder comunista chino Mao Zedong FOTO: Dreamstime La Razón

El mayor genocida de la historia de la Humanidad se llamaba Mao Zedong. No hay dudas ni debate alguno. La liquidación humana fue tan profunda que aunque hayan pasado décadas aún se venera al dictador en China. Aquel genocidio se llamó «Revolución Cultural». Las cifras de muertos son siempre aproximadas, lo que es una prueba de la masacre. 70 millones de muertos es el cálculo de Jung Chang, que fue Guardia Roja en aquellos días, y el historiador Jon Halliday en su biografía de «Mao: la historia desconocida» (2005). Julia Lovell, en «Maoísmo» (2021) apunta que 20 millones murieron por la hambruna generada por los planes de ingeniería social. Jean-Louis Margolin, en el clásico «Libro negro del comunismo» (1997), habla de 65 millones de asesinados en China. El debate entre historiadores está entre 49 y 78 millones de muertos; es decir, es como liquidar a toda la población de España, del Reino Unido o de Francia. El origen de la «Revolución Cultural» está en el fracaso del programa político de Mao Zedong en 1958. Había intentado un cambio económico, al que llamó «Gran Salto Adelante», fundado en la colectivización agrícola y la industrialización. El dictador Mao Zedong creó comunas de 20.000 campesinos, autárquicas, sin propiedad privada ni intimidad. El plan supuso la «Gran Hambruna» entre 1959 y 1962, que generó un número indeterminado de millones de muertos, entre 15 y 40. Aquel fracaso podía suponer el fin de Mao Zedong al estilo comunista; es decir, su separación y liquidación. Ese fue el plan de Liu Shaoqi, Presidente de la República, y de Deng Xiapoing, secretario del Partido. El contraataque de Mao Zedong fue la «Revolución Cultural», una treta para cargarse a la dirección del partido y a los «disidentes» con la excusa de eliminar a los viejos estamentos capitalistas y sus formas antiguas.

Mao Zedong había nacido en 1893, en una familia campesina adinerada. Nunca trabajó en el campo ni en una fábrica. Estudió en la Universidad y luego estuvo en la fundación del partido comunista. Pronto aprendió cómo funcionaba una organización marxista-leninista teniendo como ejemplo los sucesos de Rusia entre 1917 y 1924. Las guerras civiles y la segunda guerra mundial le permitieron convertirse en dictador en 1949. A partir de ahí hizo tres grandes purgas. La primera purga fue entre 1950 y 1953 con una directiva para eliminar contrarrevolucionarios. Se atacó a todos los que fueran un peligro político o económico para la dictadura, como hizo Lenin: campesinos propietarios y nacionalistas chinos, los simpatizantes del Kuomintang. Se calcula que hubo un millón de muertos. La segunda fue entre 1955 y 1957 para «limpiar» el partido y la administración. Fue el llamado «Movimiento Sufán». Otros 700.000 muertos. Con estas dos purgas liquidó al otro gran partido político chino, y eliminó a los contestatarios comunistas. Como todo gran dictador, al estilo de Fidel Castro, por ejemplo, adaptó la ideología marxista-leninista a China con sus propias ideas. Eso fue el maoísmo, la forma de llegar a la «sociedad perfecta» adaptada a China. Solo Mao Zedong había visto el camino y guiaba a su pueblo a pesar de los enemigos. Por eso era llamado el «Gran Timonel». Sus ideas fueron recopiladas en el «Libro Rojo» de Mao.

Aquel librito lo exhibían los estudiantes de la Guardia Roja en la masacre de la «Revolución Cultural». Mao Zedong aprobó el 16 de mayo de 1966 una directiva secreta que declaraba la guerra a los intelectuales, académicos, cargos «conservadores» del partido, y maestros. El XI Pleno del Comité Central del PCCh en agosto de 1966 decidió por orden de Mao acabar con el «revisionismo». Mao Zedong anunció entonces la «Revolución Cultural» para acabar con los «cuatro viejos»: pensamiento, costumbres, cultura, y educación. Mao Zedong lo dejó claro en el brindis de su 73 cumpleaños: «¡Por el nacimiento de una guerra civil por todo el país!». Los Guardias Rojos se distribuyeron por todas las provincias. Los detenidos fueron decapitados, golpeados hasta la muerte, enterrados vivos, lapidados, ahogados, hervidos, masacrados en grupo o detonados con dinamita. Incluso hubo canibalismo en Wuxuan, donde se extraían las vísceras y los genitales de las víctimas para que las comieran los «fieles comunistas». La Guerra Fría permitió acabar con la situación. Mao Zedong se enfrentó a la URSS y Richard Nixon entabló relaciones con la República China. El dictador murió el 9 de septiembre de 1976. Sin embargo, Xi Jinping dijo en 2013 que una revisión de Mao Zedong podría perjudicar a la imagen de China. Y hasta hoy.