Sección patrocinada por sección patrocinada
Cine

Cine

"El hotel de los líos": la importancia de apellidarse García

José Mota y Pepe Viyuela retoman sus papeles como Javier García en «El hotel de los líos», dirigida de nuevo por Ana Murugarren

Hace año y medio, «García y García» cruzó en la gran pantalla a dos iconos modernos de nuestra comedia que, por distintas razones, habían tardado décadas en coincidir. José Mota y Pepe Viyuela, allí de nombre compartido, Javier García, pusieron a prueba su química con excelentes resultados, y el filme funcionó a las mil maravillas en una necesitada taquilla veraniega. Ahora y tras el curioso antetítulo de «El hotel de los líos», los García, Don Pepe y Don José, vuelven a la carga, esta vez como huéspedes de un hotel lleno de niños científicos al que un villano misterioso intentará poner en un aprieto.

«Espero que sea un encuentro que se repita muchas veces, porque para mí ha sido una auténtica fiesta», confiesa Viyuela, tan sorprendido como quien pregunta, sobre la demora en el encuentro entre titanes de la risa. «Espero que haya una tercera, y pronto», replica Mota sacando una tarjeta amarilla (desde su bolsillo) a su compañero, «por ponerse intenso». Y toma la palabra, sobre una película eminentemente marxista (de Groucho, no de Karl) en la que han trabajado principalmente con niños como compañeros de reparto, más allá de la colaboración de Paz Padilla y Antonio Resines: «Nos ha devuelto a nuestra propia niñez, que es donde uno tiene que estar. Es el estado natural y feliz de las personas. Ser adulto es ir encerrando, amordazando a ese niño. Pero claro, cuando ves que la directora grita corten y se empiezan a subir a la chepa del otro, a disfrutar, realmente, te planteas que igual no estás enfocando del todo bien las cosas y que conviene un poco menos de seriedad», completa Mota. «Y es que de entrada, los niños son un gancho», añade Viyuela, antes de que Mota le pregunte: «¿Y de salida?».

Pepe Viyuela (izda.) y José Mota en "El hotel de los líos"
Pepe Viyuela (izda.) y José Mota en "El hotel de los líos"THE WALT DISNEY CO.THE WALT DISNEY CO.

Cómicos para la generación zeta

José Mota, única figura patria equiparable a Raphael en cuanto a tiempo televisivo se refiere en las fiestas navideñas, reflexiona también sobre esa conexión con el público post-adolescente que se ha dado en los últimos tiempos. Ese que le reivindica en Tik-Toks y que, a priori, no debería ser su «target»: «Es increíble, porque es un fenómeno del que yo no tenía ni idea. Conecta con el humor físico, con esa parte de humor un poco más jovenzuela que es capaz de apelar a los chavalitos», añade un Mota que espera ser capaz de arrastrar también a esa generación a las salas, tras enseñarle el periodista un vídeo en el que un joven elegía sus cinco "covers" favoritas de La Blasa, quizá su personaje más icónico.

Y así, el cómico llega a una anécdota relacionada con la aficionada al cotilleo de visillo. «Hicimos "All the single ladies", de Beyoncé, junto a dos bailarinas que lo hacían genial. ¿Y sabes quién vio ese musical? Emma Thompson. Vino una vez al programa a presentar "La niñera mágica". Pero dijimos que ya que venía, pues que hiciera un sketch. Que es lo que mola. Así que hizo un sketch en el que Blasa le quitaba un Oscar, porque decía que el guion de "Sentido y sensibilidad" era suyo», explica divertido Mota, antes de reproducir parte del mismo.

Antes de despedirse, el mismo Viyuela que siempre reivindica la figura del clown como ente cómico universal, y el mismo Mota que saca la parodia a pasear cada año con las uvas, reflexionan sobre la comedia de slapstick: «Es universal y es eterno. Siempre nos vamos a reír del tropezón. Probablemente lo hagamos desde que estábamos en la cueva. Lo visual es lo primero que uno entiende, y además es universal, porque hace reír a gente de distintos idiomas y culturas», opina Viyuela. Y se despide Mota: «Y es que hemos tenido maestros maravillosos, empezando por Buster Keaton, por ejemplo, que fue el primero. O el que mejor lo hizo al menos, desde el cine».