La discreta elegancia de un grande

La Razón
La RazónLa Razón

Los actores están hechos de la misma materia que los sueños. No nosotros, que los miramos fascinados desde la platea, que tenemos el mundo pegado a nuestros zapatos y necesitamos historias para seguir adelante, para volar y soñar. Se suele decir que ellos se transforman en personajes que pasan a formar parte de nosotros para, en ocasiones, transformarnos, pero hay más, hay mucho más, son una parte querida e imprescindible de nuestra sociedad. Hay una generación de actores que llegó al teatro con la vocación como motor y con una necesidad imperiosa de cambiar el mundo en el que vivían a la que no le hemos dado suficientemente las gracias. Les tocó vivir una época dura y apasionante, y ayudaron a hacer mejor este país desde su amor por el teatro, desde su integridad y sus contradicciones, estrenando aquello que creían necesario, cuando podían, y viviendo, a veces sobreviviendo la profesión como una extensión de sus personas, sin fronteras, sin límites, todo a pulmón.

Nuestra mirada actual sobre el teatro está formada por sus esfuerzos, por sus ilusiones, por sus creencias y por sus decisiones. Nuestro teatro actual les debe todo porque consiguieron dignificarlo con su trabajo y su compromiso, y nos enseñaron que el actor debe ser un ejemplo y que el teatro no es sólo entretenimiento.

Fernando Guillén fue un miembro activo y protagónico de esa generación que deja la impronta del carácter, del actor de raza, de la persona, del artista que se sitúa frente a lo que no comprende, frente a lo que detesta; el actor que lucha con sus armas para cambiar las cosas. Los actores están hechos de la materia de nuestros sueños, por eso pasan a formar parte de nosotros, porque nos han dado, generosamente, lo mejor de sí mismos y nos han transformado; y afortunadamente nos han hecho mejores. A esta generación, que está haciendo mutis discretamente, le deberíamos dar las gracias por todo eso, y por su discreta elegancia al caer el telón. Toda mi admiración, señor Guillén, y mi agradecimiento por haber formado parte de mis sueños.