MENÚ
miércoles 19 junio 2019
04:06
Actualizado

La ley de mecenazgo, ¿cada vez más cerca?

En el foro Crea Cultura celebrado ayer en la Feria del Libro, Adriana Moscoso, directora general de Industrias Culturales, aseguró que ya se cuenta con un borrador de la normativa

  • El Museo del Prado cerró en diciembre su primera campaña de micro- mecenazgo, que le permitió adquirir «Retrato de niña con paloma», de Vouet
    El Museo del Prado cerró en diciembre su primera campaña de micro- mecenazgo, que le permitió adquirir «Retrato de niña con paloma», de Vouet

Tiempo de lectura 4 min.

14 de junio de 2019. 03:36h

Comentada
D. Mendoza 14/6/2019

ETIQUETAS

El debate en torno a la Ley de Mecenazgo resurge de tanto en tanto y suele ser motivo de polémica política; basta recordar el reciente caso de la donación de equipos médicos realizada por la Fundación Amancio Ortega. Sin embargo, ayer la diputada Cs Marta Rivera y la directora general de Industrias Culturales y Cooperación, Adriana Moscoso del Prado, parecían estar de acuerdo respecto a un punto esencial que va más allá de lo político: no existe en España una cultura real de mecenazgo. «No se valora al mecenas en nuestra sociedad», afirmaba Moscoso en el Foro Crea Cultura dedicado al mecenazgo en la industria cultural, que se celebró en el Espacio Bankia de la Feria del Libro. «No hemos conseguido, entre los políticos, los medios de comunicación y las entidades oficiales, crear una conciencia de la posibilidad de tener un sistema de colaboración entre la sociedad civil y el Estado», afirmaba igualmente Rivera.

«Es importante que en una futura ley de mecenazgo se ponga en valor la filantropía “per se”, no porque tenga que sustituir a los impuestos, sino como una manera de seguir aportando a la sociedad más allá de las obligaciones fiscales», continuaba Moscoso. Rivera, por su parte, insistió en la importancia de incluir en esa nueva ley –de la que Moscoso asegura que ya existe un borrador– otros incentivos más allá de las deducciones fiscales que ya están contempladas en la Ley 49 de 2002 (que se modificó en 2014). Es el caso de la campaña que el Museo Thyssen lanzó el año pasado para restaurar el cuadro «Plaza de San Marcos en Venecia», de Canaletto, que prometía a los donantes «recompensas» como entradas gratis al museo, una lámina del cuadro y una visita al departamento de restauración, entre otras. El Prado también tuvo mucho éxito en su primer proyecto de micromecenazgo, que permitió comprar «Retrato de niña con paloma», de Simon Vouet, gracias a la generosidad de más de 6.400 personas que contribuyeron con un total de 204.713 euros.

El ejemplo de Aillagon

De este modo, España parece comenzar a formar parte poco a poco de lo que en Francia, por ejemplo, es ya una tradición. Durante su participación en el foro, Jean-Paul Lefèvre, director general adjunto del Instituto Francés de España, recordó los detalles de la ley presentada en su país en 2003 por el entonces ministro de Cultura, Jean-Jacques Aillagon, que se toma aún como modelo en el resto de Europa. «Cuando ofrece entrevistas, Aillagon insiste en el hecho esencial de que esta ley se aplica a proyectos de interés general, no solo en los ámbitos del arte y la cultura, sino también en el deporte, la educación, el medio ambiente y la tecnología. De hecho, si se hubiera limitado a las artes, el proyecto no habría sido aprobado por el Parlamento. Su objetivo amplio y su simplicidad normativa han hecho fácil para los franceses y las empresas que operan en Francia apropiarse de la práctica del mecenazgo», asegura Lefèvre.

Esa simplicidad, que no ofrece la Ley 49 de 2002, así como una buena comunicación sobre sus beneficios, son tareas pendientes en España. Moscoso confiesa que se trata de «un marco público bastante desconocido. Se habla mucho de que se necesita esta ley en España, pero creemos que también hace falta dar a conocer lo que ya existe». Actualmente, la deducción para las personas físicas en el Impuesto sobre la Renta es del 75 por ciento para los primeros 150 euros donados.

Últimas noticias