"La pasajera", la ópera más escalofriante sobre el Holocausto

Joan Matabosch, director artístico del teatro Real, explica en el Día Internacional de la Ópera por qué considera esta durísima obra de Weinberg una pieza fundamental

Una imagen de "La pasajera", de Weinberg, en una representación de 2016 en la Gran Ópera de Florida
Una imagen de "La pasajera", de Weinberg, en una representación de 2016 en la Gran Ópera de Florida

Joan Matabosch, director artístico del teatro Real, explica en el Día Internacional de la Ópera por qué considera esta durísima obra de Weinberg una pieza fundamental

Cuando le preguntamos al director artístico del Teatro Real que elija una entre las óperas, su favorita, se decanta por una pieza del siglo XX. Una obra con una historia de una extrema dureza, bellísima al tiempo, prácticamente desconocida y que en 2020 subirá al escenario del coliseo en lo que ya se considera como uno de los acontecimientos culturales de la temporada. Así lo explica: "Compuesta en los años sesenta es una ópera estremecedora, deslumbrante pero que ha permanecido inédita hasta 2010. En su día ni siquiera se llegó a estrenar. Se sabía de su existencia porque Shostakovich la consideraba una de las obras maestras del siglo XX y porque escribió un apasionante prólogo a la edición de la partitura. ¿Por qué quedó sepultada sin ni siquiera estrenarse? En primer lugar, por la biografía de Weinberg, que fue un largo calvario. Primero fue perseguido por los nazis por judío y huyó a la Unión Soviética (él pudo escapar in extremis pero toda su familia fue exterminada). Y posteriormente fue perseguido por Stalin, también por judío y fue víctima de la campaña "anti formalista", que era un buen motivo para mantener "La pasajera"oculta si quería sobrevivir. Fue arrestado y liberado después de la muerte de Stalin cuando ya sufría graves problemas de salud.

Fue el gran compositor soviético de la época, Shostakovich, quien reivindicó a Weinberg como uno de los colosos del siglo XX. Y escribió un prefacio emotivo para la edición de la partitura de "la pasajera, que es un auténtico homenaje a la obra y al compositor. Escribe que "es un himno a la Humanidad, un himno a la solidaridad internacional de aquellos que, sometidos a la iniquidad más terrible del mundo, se levantaron contra el fascismo". Dice también del compositor que "es un llamamiento a la memoria, es decir, a la conciencia de cada uno de nosotros (...) Para que no vuelvan las amenazas del pasado, debemos recordar ese pasado y salvaguardar la memoria sagrada de los que durante años de guerra perdieron sus vidas por nuestra vida y nuestra libertad".

La historia en la que se basa la ópera la escribió Zofia Posmysz, superviviente de Auschwitz (todavía está viva y tiene 90 años). La pergeñó quince años después de terminada la Segunda Guerra Mundial tras un incidente en París. Explica Zofia que estaba en la Place de la Concorde, llena de turistas y junto a un grupo de alemanes que reían y hablaban muy alto. "De repente, recuerda, escuché una voz idéntica a la de mi guardiana de la pisión de Auschwitz. Tenía una voz muy estridente que era la misma que estaba escuchando en ese momento. Pensé, ¡Dios mío, es la carcelera! Miré por todas partes, la busqué, pero no era ella. Cómo iba a ser ella, pero el corazón se me paró por un momento. Y entonces pensé: "¿Que habría hecho si hubiese sido?". Sobre esta anécdota Zofia escribe un texto-relato en el que ese encuentro no sucede en un lugar del que es fácil escaparse, somo una plaza, sino en otro sitio del que no hay manera de escabullirse, un barco que está en plena travesía y cuyos pasajeros están condenados a encontrarse a cada momento.

"La pasajera"se estrenará en el Teatro Real el 8 de junio de 2020, dirigida por David Afkham.