La migraña de la señora Auster

Ensayo. Siri Hustvedt explora, desde una visión humanista, en nosotros mismos

No todos los buenos novelistas están igualmente dotados para el ensayo, pero en el caso de la norteamericana de origen noruego Siri Hustvedt, libros como éste revelan una voz y una inteligencia ensayística excepcionales. «Vivir, pensar, mirar», su último trabajo, contiene una colección de piezas estructuradas en tres ejes temáticos. El primero de ellos, «Vivir», nos permite aprender algo más sobre la personalidad tras la intensa voz que nos habla: los orígenes nórdicos de Hustvedt, sus migrañas, la relación con su padre y con su hija, fruto de su matrimonio con Paul Auster, y otros asuntos personales. Pero todo ello se amplifica en sus muchas lecturas y referencias al arte, al psicoanálisis o a la neurociencia. La afortunada conjunción se produce sobre todo en la segunda parte, donde la voz ensayística de Siri Hustvedt, cálida, erudita y uniforme, muestra una inteligencia abarcadora. Su prosa sugerente provoca auténtico asombro, así como su humanismo integrador, que evoca los más variados terrenos de la memoria.

Contemplación estética

La tercera parte, «Mirar», se centra más bien a los procesos de la contemplación, tanto social como psicológica y estética, con gran interés para las vías del extrañamiento que se refieren a la fenomenología del arte. La percepción espejeante del hecho artístico centra su atención y la del lector. Especial mención merece su ensayo sobre el hecho de dormir y el de velar, una contraposición que la autora conoce bien y que examina tanto desde el punto de vista literario como desde el de los procesos y las enfermedades neurológicas. Su interés por la mente se ve a lo largo de todo el libro en el tratamiento que hace, por ejemplo, de la relación entre la materialidad de nuestro cerebro y la conciencia y la personalidad que nos hacen únicos. En suma, esta colección de ensayos –unos más breves y otros más largos y profundos– ofrece un amplio panorama de reflexiones sobre la mente, el yo y la percepción desde una mirada sabia, artística y humanista. Si no existieran sus novelas, desde luego que ya sólo este libro bastaría para consagrar su nombre como una de las grandes escritoras norteamericanas de nuestro tiempo.

Sobre la autora

Escritora de poesía y narrativa, publicó su primera novela en 1992. Escribe ensayos sobre arte, literatura y pensamiento. En 1981 se casó con Paul Auster

Ideal para...

quienes disfrutan con las voces ensayísticas actuales

Puntuación: 9