El autor que se oculta detrás de la leyenda

Cela siempre cultivó su imagen provocadora, insumisa. Una estrategia para reivindicar el oficio de escritor, pero que eclipsaba quién era en realidad