MENÚ
martes 25 junio 2019
22:24
Actualizado

Los Rolling Stones devuelven los derechos de "Bittersweet Synphony" a Richard Ashcroft

Jagger y Richards renuncian a sus demandas por los cinco segundos de su tema "The Last Time" incluidos en el mega éxito de The Verve

  • The Verve arrasó con "Bitter Sweet Symphony"
    The Verve arrasó con "Bitter Sweet Symphony"

Tiempo de lectura 2 min.

24 de mayo de 2019. 12:44h

Comentada
Ulises Fuente 24/5/2019

ETIQUETAS

En 1997, The Verve arrasó en todo el mundo con la canción "The Bittersweet Simphony". Sonaba en todas las radios y sus ventas fueron millonarias. El tema lanzó la carrera de Richard Ashcroft, quien se hizo mundialmente conocido. Sin embargo, la felicidad nunca sería plena para el británico, que incluyó cinco segundos, los muy reconocibles del comienzo de la canción, que pertenecían a una versión orquestal de una canción de The Rolling Stones, "The Last Time".

Durante 22 años, los créditos del éxito han reconocido como autores del tema a Mick Jagger y Keith Richards, firmantes del tema stoniano quienes recibían derechos de autor generados por la canción a lo largo de los años. Según la BBC, Ashcroft no recibía "ni un penique de los beneficios del tema".

Sin embargo, tal y como hizo público ayer Ashcroft, la situación se ha corregido: "Me da un enorme placer anunciar que en el último mes, Mick Jagger y Keith Richard han accedido a darme su cuota de ‘'Bitter Sweet Symphony'‘. Este notable cambio fue posible por un gesto generoso y magnánimo de parte de Mick y Keith, quienes estaban deacuerdo al sentirse felices de que los créditos de la canción ahora excluyeran sus nombres y de esa manera todos los derechos me pertenezcan", dijo el músico en un comunicado que finalizaba con un "la música es poder".

En 1997, aconsejados por sus abogados y en particular por su manager Allen Klein, los Stones decidieron reclamar una parte de los derechos, por lo que el asunto terminó en los tribunales. La situación llegó a ser tan desagradable que, cuando la canción fue nominada a un Grammy, los aspirantes eran Richards y Jagger y no Ashcroft, quien nunca culpó de la situación a los músicos sino a su manager.

Los tribunales les dieron la razón a los Stones en su día, pero tiempo después el acuerdo ha llegado a través de un pacto extrajudicial.

El álbum "Urban Hymns" que la incluía vendió más de 10 millones de copias y la canción se hizo tan célebre que acostumbra a sonar antes del comienzo de los partidos que disputa la selección inglesa de fútbol. Ashcroft comentó en la ceremonia de los Ivor Novello Awards, que reconocen la contribución de su carrera que este hecho supone una afirmación para su carrera. Como dice el título de la canción la vida es siempre agridulce.

Últimas noticias