MENÚ
sábado 17 noviembre 2018
13:56
Actualizado
  • 1

Los serios se divierten

Festival de úbeda y teatro real

Tiempo de lectura 2 min.

06 de junio de 2018. 09:33h

Comentada
Gonzalo Alonso 6/6/2018

Obras de Lennon, Gershwin, Peebles, Miller, Preston, Sherman, etc. Voz: T. Quasthoff. Piano: F. Chastenier. Contrabajo: D. Ilg. Batería: W. Haffner. Auditorio del Hospital de Santiago. Úbeda, 3-VI-2018. Obras de Porter, Sondheim, Gershwin, Piaf, etc. Cantante: P. Racette. Piano: C. Terry. Teatro Real. Madrid, 4-VI-2018.

Por esas casualidades de la vida Úbeda y Madrid han programado en días sucesivos dos espectáculos en los que dos grandes figuras de la lírica, Thomas Quasthoff y Patricia Racette, abordaban el jazz y el pop. La música es una, otra cosa es que dentro de cada género la haya buena y mala y es lo que ambas figuras han demostrado divirtiéndose y divirtiendo al público al hacerlo. El barítono alemán anunció en 2012 su retirada del lied, pero el ganador de tres Premios Grammy, había hecho lo que creía necesario: «Es sabido que los sentimientos extremos te dejan sin palabras. Tras la muerte de mi hermano, me quedé sin voz y pensé que ya no podría estar a la altura de mis expectativas. Afortunadamente, mi voz ha ido volviendo, y aquí estoy; soy una persona feliz que le dedica este nuevo álbum a mi hermano Michael». El álbum se centra en el jazz y parte de él lo ha dado a conocer en el Festival de Úbeda y en Madrid, en el CNDM. Encantado con el escenario de la capilla del Hospital de Santiago, desgranó además otras piezas del blues y pop, como «For once in my life», que hiciera célebre Stevie Wonder; «I can’t stand the rain», que popularizó Tina Turner o «Imagine» de Lennon, a piano y con explicaciones previas de Quasthoff. Fue éste uno de los momentos más emotivos por el intimismo de su versión, acompañada antes por un alegato pacifista del barítono, que se pronunció como un soñador, pero no el único. Lució la voz de su cuerda a través del micrófono, sin forzar pero explorando todos los registros, tanto dinámicos como expresivos y dotó de gran variedad a la hora y tres cuartos del concierto al ser acompañado por un trío de excepción, formado por Frank Chastenier, Dieter Ilg y Wolfgang Haffner. Así de los rítmicos y espectaculares solos de batería en los que se recreaba éste último se pasaba a un «Summertime» con el único acompañamiento del contrabajo. Una velada a tono con la renovación que Diego Martínez imprime a un festival que se renueva cada año. Patricia Racette dejó «Street Scene» en el escenario del Real para desplazarse a la bautizada como «sala de baile» y que no es otra que el restaurante. Allí, muy bien acompañada al piano por Craig Terry, ofreció un recital más del musical, con canciones de su álbum «Diva on Detour», en el que pesó más la tristeza que la alegría y en el que sobresalieron dos temas de Piaf – «Padam» y «La vie en rose»– cantados con sentimiento y entrega.

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs