Sección patrocinada por sección patrocinada

Cine

Las mejores películas de Concha Velasco

Durante su paso por la gran pantalla, la actriz española dejó huella de su capacidad para la interpretación en géneros tan distintos como el musical, la comedia o el drama

La actriz Concha Velasco, con el Goya de Honor, en la XXVII edición de los premios Goya
La actriz Concha Velasco, con el Goya de Honor, en la XXVII edición de los premios Goyalarazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@5b2ae4a8

Concha Velasco comenzó su carrera cinematográfica muy temprano, a los quince años, con un filme basado en un sainete: "La reina mora". Esta fue la película que proyectó por primera el nombre de la actriz en la gran pantalla. A partir de ahí fue simultaneando películas de muy distinto perfil, algunas de hondo calado popular y, otras, de marcado carácter cinematográfico y enorme calidad.

"Las chicas de la Cruz Roja" (1958)

Este filme dirigido por Rafael J. Salvia1​se estrenó en invierno de 1958 y el tema de la película estaba compuesto por Augusto Algueró. De hecho, este filme supuso el primer encuentro entre el compositor y director de orquesta español y Concha Velasco, que más adelante volverían a reunirse y trabajar juntos. Desde el inicio, la cinta resultó enormemente popular hasta el punto de que se convirtió en un clásico español de los años sesenta. El argumento parte de cuatro amigas procedentes de cuatros estamentos sociales que se ofrecen como voluntarias para trabajar con la Cruz Roja durante "el día de la bandera". Junto a Concha Velasco, estaban Luz Márquez, Mabel Karr y Katia Loritz.

"La verbena de la Paloma" (1963)

Este clásico de la zarzuela española siempre ha sido objeto de versiones cinematográficas. Concha Velasco participaría en la tercera, la que se estrenó en 1963, que estaba dirigida nada menos que por José Luis Sáenz de Heredia y que se rodó en escenarios naturales. Por supuesto se convirtió en la más famosa de todas las que se habían hecho y a día de hoy sigue siendo la adaptación de referencia para los seguidores del género y de la actriz, que aquí tuvo una ocasión ideal para lucir tanto sus capacidades interpretativas como otros talentos, como la música. A su lado estaban Irán Eory, Vicente Parra y Miguel Ligero Rodríguez.

"Historias de la televisión" (1965)

Concha Velasco volvía a repetir con José Luis Sáenz de Heredia como director. Esta película, en realidad, no era una novedad exclusiva y ya contaba con un precedente que también estaba dirigido por Heredia: "Historias de la radio". Concha Velasco compartió protagonismo con el célebre Tony Leblanc y juntos formaron un dueto que obtuvo una gran aceptación por el gran público. Aquí es donde puede escucharse un tema hoy célebre: "La chica yeyé", compuesta por Augusto Algueró.

"No encontré rosas para mi padre" (1973)

Este filme resulta importante en la trayectoria de la actriz porque era una coproducción hispano-italiana-francesa. Aunque estuvo dirigida por Francisco Rovira, contó para los papeles con Renaud Verley, Gina Lollobrigida, que era un mito, y Danielle Darrieux. Estaba basada en una novela de José Antonio García Blázquez, y la presencia de Concha Velasco fue de enorme relevancia.

"Tormento" (1974)

Esta película está basad en la conocida novela de Benito Pérez Galdós. Estaba dirigida por Pedro Olea, buen amigo de la intérprete, quien en esta ocasión estuvo rodeada de un enorme plantel de actores, todos en primera línea en aquel momento, como Ana Belén, Javier Escrivá, Francisco Rabal o Ismael Merlo.

'Pim pam pum fuego' (1975)

Esta película marca un giro en la evolución cinematográfica de Concha Velasco, que durante años había hecho producciones con buena taquilla, pero de menos relevancia cinematográfica. La llegada de la Transición le proporcionó nuevas posibilidades y abrió el rango de sus papeles. La cinta, dirigida por Pedro Olea, forma parte de una trilogía dedicada a Madrid y ambientada en la posguerra española. En ella se da cuenta de la vida que lleva la gente que se dedica al mundo del espectáculo y refleja el mundo de vencedores y vencidos que quedó en al Guerra Civil, al tiempo que muestra la corrupción del momento. Fue polémica por el retrato que hizo de esos años.

"La colmena" (1982)

Una novela famosa del Premio Nobel de Literatura Camilo José Cela (que interpreta un papel) y, a la vez, un clásico del cine español. Esta obra sigue la estela de la anterior y en ella se refleja el ambiente que existía en Madrid durante la posguerra. Relata las necesidades de las personas a través de las personas que se reúnen todos los días en el café La delicia. El filme no solo obtuvo una buena recaudación, sino que obtuvo el Oso de Oro en Berlín y fue premiado en otros festivales. Estuvo dirigido por Mario Camus y tuvo una importante producción detrás.

Yo me bajo en la próxima, ¿y usted? (1992)

La tercera y la última película que dirigió el actor José Sacristán. Los papeles protagonistas recayeron en Concha Velasco y el propio José Sacristán, y estaba basada en un texto firmado por Adolfo Marsillach y que se estrenó en 1981. El guion estaba escrito por el mismo autor teatral, quien se vio reconocido con una nominación a los Goya. ​

'Más allá del jardín' (1996)

Este filme es importante, no solo por su calidad, sino también porque Concha Velasco volvía a reunirse con Pedro Olea, con el que ya había trabajado hace tiempo, y, también, porque estaba basado en una obra de su amigo Antonio Gala, de quien interpretó varias obras dramáticas en los escenarios teatrales. La cinta gira alrededor de una intérprete madura que, de repente, entra en crisis.

'París-Tombuctú' (1999)

Durante años, Concha Velasco tuvo un sueño. Trabajar con José Luis García Berlanga. Lo hizo, por fin, en el último filme que él dirigió. El guion fue escrito por el hijo del cineasta y resultó de un enorme éxito. La lástima, para la actriz, es que no pudiera nunca participar en algunos de los clásicos que este llevó a la gran pantalla y que tuviera que conformarse con un buen filme, pero no tan buenos como los que Berlanga había llevado a cabo en el pasado.