MENÚ
martes 20 agosto 2019
20:57
Actualizado

Muchas preguntas sin respuesta

¿Por qué el principal actor en la operación, Méndez de Vigo, ha guardado un silencio total?

  •  Daniel Bianco
    Daniel Bianco

Tiempo de lectura 2 min.

19 de mayo de 2018. 08:39h

Comentada
Gonzalo Alonso.  19/5/2018

Se presentó la próxima temporada de la Zarzuela. Lo hizo Daniel Bianco en solitario. El sábado pasado escribía que «El Real no debe dejar de asistir, pero en el patio de butacas, si se quiere en primera fila». Me hicieron caso como también el Ministerio de Cultura a la hora de redactar la orden ministerial de la «fusión» teatral. No era más que sentido común. Bianco, que realizó una presentación modélica, sin obviar verdades –«a mi me han tratado con mucha torpeza»– pero sin ofender a nadie, insistió mucho en las grandes dudas existentes. La temporada presentada no solo es la mejor de las tres de Bianco, sino la mejor en muchos años si se considera globalmente toda la actividad, con 158 funciones y la variedad ofrecida. La relación de artistas impresiona, en directores de orquesta, escena, cantantes, actores, etc. Si esto es así, ¿en qué puede mejorarla en Real? ¿Qué interés real es el del Real en la operación? Podrían contestarse que beneficia al público pero, ya ven, lo poco que está importando éste a todas las partes implicadas cuando hay un montón de espectáculos cancelados a los que no pueden asistir. Por otro lado, en nuestro mundo no se mueve nadie si no va a obtener algo. ¿Qué gana el Real? Cierto que una mayor masa con la que presumir internacionalmente, pero ésta no es una razón para el terremoto.

Se ha presentado, totalmente cerrada, una temporada que termina dentro de algo más de un año y que no es modificable por el Real. ¿Por qué entonces tantas prisas? ¿Por qué forzar un decreto ley en tres semanas? ¿No se podían hacer las cosas con mayor claridad y con la totalidad de datos que aún no se tienen?

¿Por qué el principal actor en la operación, Méndez de Vigo, ha guardado un silencio total? ¿Es cierto que el decreto ley no está suficientemente motivado porque falta un documento previo fundamental de la Intervención General de la Administración del Estado y que esto es aún más importante que la aprobación de los presupuestos? ¿Acaso hay en altas bambalinas a quien no le convence la operación? Bianco insistió: «Mi deseo en este momento no puede ser otro que el del diálogo: siéntense, hablen, acuerden, pongan lo mejor de su parte para que todas las partes lleguen a entenderse». Pero en la negociación han de estar los verdaderos afectados. ¿Están en el comité de huelga los trabajadores del teatro o figuran sindicalistas de otros departamentos de Cultura pendientes de próximas elecciones? ¿Es cierto que se ofreció al Ministerio levantar unas funciones de «La Tabernera» mientras se convocaban paros para las siguientes?

Señores todos, el asunto es serio, aclárense y, si pueden, contesten estas preguntas. No me cabe duda que una fundación es buena solución para la Zarzuela, pero con las cosas hechas bien y con transparencia.

Últimas noticias