Cultura

Pink Floyd retira su música de las plataformas en Rusia y Bielorrusia

La decisión la ha tomado la icónica banda “para unirse al mundo en la condena enérgica de la invasión de Ucrania”

Pink Floyd, en una imagen de 2005
Pink Floyd, en una imagen de 2005

Los ataques rusos continúan sucediéndose en Ucrania, y la cultura sigue rechazando toda forma de invasión o violencia a través de sus propias herramientas. Entre homenajes a las víctimas y mensajes de rechazo a la guerra provocada por Vladimir Putin, ahora Pink Floyd ha decidido dar otro paso hacia dar la espalda tanto a Rusia como a Bielorrusia. Para desafiar al Kremlin, la banda ha anunciado la eliminación de su discografía, desde 1987 hasta hoy, de las plataformas y sitios de transmisión rusos y bielorrusos, así como los temas en solitario de David Gilmour, guitarrista de la banda.

Esta decisión la toma Pink Floyd “para unirse al mundo en la condena enérgica de la invasión de Ucrania”, han asegurado a través de un comunicado difundido por redes sociales. “Para acompañar al mundo en la fuerte condena, las obras de Pink Floyd, desde 1987 hasta la actualidad, y todas las grabaciones en solitario de David Gilmour, desaparecen hoy”, han apostillado. De esta manera, entre esta música figura su decimotercer álbum de estudio, “A momentary lapse of reason”, lanzado en 1987, y su secuela, “The division bell”, lanzado en 1994.

No es la primera vez que la banda deja pública su posición respecto al conflicto, pues a principios de marzo Gilmour ya mostró su apoyo a Ucrania en sus redes sociales. “Soldados rusos, por favor, dejen de matar a sus hermanos. No habrá ganadores en esta guerra. Mi nuera es ucraniana y mis nietas quieren visitar y conocer su hermoso país. Detengan esto antes de que todo sea destruido. Putin debe irse”, escribió el 1 de marzo.

Pink Floyd
Pink Floyd

Si bien el también integrante de la banda Roger Waters siempre se ha mostrado enérgicamente activista, principalmente ante las acciones de Israel contra Palestina, en este caso no ha seguido los pasos directos de Gilmour. Tras varios requerimientos de sus seguidores, el 9 de marzo subió un vídeo con un mensaje en el que condenó todas las guerras y “los gángsters”, en referencia a los tiranos y gobernantes autoritarios, como Putin. No obstante, no hizo una condena concreta: “Me disgusta la invasión de Ucrania”, aseguró.

Aislamiento a Rusia

De esta manera, Pink Floyd se une a otros músicos que ya han condenado la invasión rusa, como es el caso de Iggy Pop o Green Day, grupo que también canceló su gira por Rusia: “Somos conscientes de que lo que está sucediendo en este momento no se trata solo de conciertos. Pero también sabemos que el rock and roll es eterno y estamos convencidos de que habrá un momento y un lugar para nuestro regreso en el futuro”, comunicaron.

En cuanto a las plataformas musicales, Spotify también se ha pronunciado al respecto, pues el pasado 3 de marzo anunció el cierre oficial de su oficina en Rusia por un tiempo indefinido. Si bien algunos servicios siguen siendo accesibles “para permitir que fluya el flujo de información”, se han restringido los accesos a otros contenidos en línea por parte del gobierno ruso.