MENÚ
sábado 24 agosto 2019
10:49
Actualizado

Los rusos toman el Auditorio Nacional de Música

Josep Pons dirigirá cinco orquestas en la quinta edición de la maratón musical bienal que organiza el INAEM

  • Los rusos toman el Auditorio Nacional de Música

Tiempo de lectura 2 min.

05 de abril de 2019. 17:05h

Comentada
Marta Moleón.  5/4/2019

Hace ocho años que la música se convierte en elemento principal de las emociones celebradas de toda Europa coincidiendo con el solsticio de verano. El Centro Nacional de Difusión Musical (CNDM) organiza desde el año 2011 una fiesta enmarcada dentro del panel de actividades programadas al hilo del “Día de la música” en la que todo el mundo está invitado a participar de la pasión colectiva que genera la música clásica y que utiliza el escenario del Auditorio Nacional de Música (unidad del INAEM) de la capital madrileña para realizarse y llegar al público de una manera directa y amplificada. Llevando a cabo una celebración en condiciones de dicha efeméride bautizada con el nombre de ¡SOLO MÚSICA!, se organiza ahora la quinta edición de este proyecto que concede por primera vez todo el protagonismo a los rusos. “Los datos de los resultados del pasado año corroboran que se ha conseguido cumplir el principal propósito para el que se crearon estos ciclos, es decir, el acercamiento de la música a los ciudadanos”, comentaba Antonio Garde, subdirector del INAEM, en la presentación que ha tenido lugar en la Sala de Tapices del auditorio al hilo de los objetivos principales del ciclo. ¡QUE VIENEN LOS RUSOS! propone un total de cinco conciertos protagonizados por las cuatro orquestas madrileñas principales, a saber; la Orquesta Sinfónica de Madrid, la Orquesta de la Comunidad de Madrid, la Orquesta Sinfónica de RTVE y la Orquesta Nacional de España que estarán dirigidas todas ellas por un auténtico maestro de ceremonias que posee la humildad soterrada de los genios y el talento innegociable de los sabios, Josep Pons.

El que ha sido considerado como el principal director de orquesta español de su generación se pone al frente de esta gesta para melómanos que tendrá lugar el 22 de junio en la que se reunirán un total de 500 intérpretes entre todas las orquestas y se tocarán más de 13 horas de música de forma ininterrumpida, aunque con los intervalos necesarios de refrigerio y aperitivo para sostener intactos los sentidos. “Me apetece mucho esta aventura. Es una experiencia estética y casi gimnástica. Habrá que dosificarse. Además hablamos de sincronías complejas. Es difícil conseguir que los corazones de estas orquestas se puedan poner a latir al mismo ritmo. Va a ser algo realmente hermoso”, ha asegurado Pons con notable entusiasmo acerca de un proyecto que pretende rescatar los aromas finiseculares de los ballets rusos de finales del XIX y el XX con sinfonías de Chaikovski, Stravinski, Prokófiev o Aleksander Borodin y democratizar el concepto de una música que no solo restringe su público a los habituales sino que sigue empeñado en el propósito cultural de conseguir unos nuevos.

Últimas noticias