«Rodelinda», el poder del amor conyugal

El Real estrenará el 24 de marzo esta cautivadora obra de Händel, una ópera muy poco llevada a escena

El Real estrenará el 24 de marzo esta cautivadora obra de Händel, una ópera muy poco llevada a escena

No es una pieza habitual en los escenarios operísticos del mundo pese a tratarse de una de las más cautivadoras de Händel, una de las pocas óperas consagradas a la exaltación del amor conyugal que el Teatro Real estrenará en España. Puede que la laberíntica nomenclatura de los personajes, tan extraños al oído actual –Bertarido, Gundeberto, Eduige, Grimoaldo o la Rodelinda protagonista– haya dificultado su puesta en escena, algo con lo que el alemán Claus Guth lidia, en favor del espectador, arrancando la representación con «una genealogía que la haga entendible», informa Efe. Porque aunque Händel la firmase en pleno Barroco durante uno de sus periodo más prolíficos (es decir, entre 1724 y 1725, cuando compuso tres óperas «a toda velocidad»), «Rodelinda», además de ser «teatro puro», respira una «fascinante actualidad», en palabras del director musical del Real, Ivor Bolton, ya que refleja «conflictos humanos reales que permiten detenerse y reflexionar sobre el ser humano» y cómo las personas «repiten los mismos errores. Al igual que ocurre en Reino Unido con el Brexit, que está dividido de forma visceral entre quienes quieren quedarse y quienes quieren irse», lamenta Bolton.

- Personaje sin voz

«Rodelinda» habla sobre la lucha por el poder, tema inmortal que aquí se narra a través de los ojos de su hijo Flavio, un personaje sin voz en la partitura aunque clave en el desarrollo de la historia, ya que a través de sus sueños y dibujos infantiles, que son proyectados sobre los muros de una casa, se clarifica la trama y se adentra al público en el perfil psicológico de cada integrante de la obra. El Real se congratula de traer esta pieza por primera vez a nuestro país, en coproducción con la Ópera de Frankfurt, el Gran Teatro del Liceo de Barcelona y la Opera de Lyon, y para ello ha contado con un elenco a la altura: así, las sopranos Lucy Crow y Sabina Puértolas se alternarán en el papel protagonista. Las acompañan los contratenores Bejun Mehta y Xavier Sabata como Betarido y Lawrence Zazzo y Christopher Ainslie en la piel de Unulfo; los tenores Jeremy Ovenden y Juan Sancho (Grimoaldo), las mezzosopranos Sonia Prina y Lídia Vinyes-Curtis (Eduige) y los bajos Umberto Chiummo y José Antonio López (Garibaldo), que completan este ambicioso reparto. Guth, cuyo trabajo para «Parsifal» en la pasada temporada del Teatro Real recibió una gran acogida, es el responsable de esta nueva producción de «Roselinda», «un canto apasionado y devoto al mayor conyugal, una ópera que canta a lo que nadie canta y que es muy original y actual», comentaba durante la presentación ayer el director artístico del teatro, Joan Matabosch.

La historia se desarrolla en el palacio de los reyes de Lombardía y arranca tras la aparente muerte del monarca; así, observaremos la devastación de su supuesta viuda así como una encarnizada lucha fratricida de dos hermanos con sus respectivos aliados. Sobre el decorado, Guth, subraya que la acción se desarrolla en una «gran mansión con diferentes niveles en la que los personajes aspiran a subir». Este edificio, una casa de estilo georgiano situada en plena campiña inglesa, está inspirada en una de la sociedad en que vivió Händel.

En cuanto a la música, Ivor Bolton apuntaba que «hubiera sido bastante fácil contratar a una orquesta barroca», pero, aunque se ha contratado a un especialista en esta época y se tocarán instrumentos de entonces, ha preferido que sean los músicos del mismo Real quienes interpreten una partitura para la que Händel contó con las mejores voces de su tiempo. «Era raro que escribiese un papel tan extenso para un tenor, pero se vio inspirado por el virtuosismo de los cantantes», señaló Bolton. «Rodelinda», estrenada en Londres en 1725, será la apuesta del Teatro Real del día 24 de marzo al 5 de abril.