¿Quiénes son las mujeres que han acusado a Plácido Domingo de acoso sexual?

Patricia Wulf, Angela Turner Wilson y Melinda McLain han sido quienes no han ocultado su identidad en relación a las acusaciones que salpican al tenor español

Patricia Wulf, la primera mujer que denunció el supuesto acoso de Plácido Domingo
Patricia Wulf, la primera mujer que denunció el supuesto acoso de Plácido Domingo

Patricia Wulf, Angela Turner Wilson y Melinda McLain han sido quienes no han ocultado su identidad en relación a las acusaciones que salpican al tenor español

El pasado mes de agosto, nueve mujeres denunciaron a través de Associated Press el acoso sexual que habían sufrido a manos de Plácido Domingo, con la mezzosoprano Patricia Wulf como única cara que desveló su identidad real; y hoy han brotado once nuevas acusaciones (también a través de AP) que salpican al tenor, con Angela Turner Wilson y Melinda McLain como exponentes del no-anonimato. Son declaraciones crudas, en las cuales se mencionan “tocamientos no deseados, solicitudes persistentes de reuniones privadas, llamadas telefónicas nocturas e intentos repentinos de besar sus labios”. De todas las mujeres que han denunciado el acoso, únicamente dos han revelado sus nombres y apellidos.

Caso Plácido Domingo: lo peor está por llegar

¿Quiénes son estas mujeres?

La primera mujer que denunció los hechos fue Patricia Wulf, una cantante de ópera retirada que actuaba como mezzosoprano. Empezó su carrera como solista con el rol de Mimi en la obra “La Boheme”, en 1989. Ha encarnado a personajes como la Condesa, Musetta, Papagena (“La flauta mágica”), la Segunda Dama y Anne en “La madre de todos nosotros”.

Su “gran salto” se produjo cuando actuó en la Ópera Nacional de Washington, donde cantó con Plácido Domingo: allí se produjeron varias funciones de “Fedora”, junto a Mirella Freni; y de “Don Carlo”, donde actuó con el tenor español. Además, ha cantado en la Ópera de Carlona, en la Ópera de Verano de Chicago, en la de Baltimore, Indiana o Sarasota. En 1992 participó en el Spoleto Festival norteamericano en una pieza original como Saints en “No me toques”.

Además de actuar en las óperas citadas, Patricia Wulf se graduó en el Grado de Música de la Universidad Católica de América en el año 1987, con especialización en Canto. Además, estudió el arte de cantar durante 12 años de manera privada. Actualmente imparte clase en el M Institute for the Arts, en Washington, desde hace más de 30 años. Vive en Winchester, en Virginia, con su marido en una granja donde han criado a dos hijos, tal y como informa el propio Instituto de las artes.

Angela Turner Wilson tiene 48 años y es una soprano que ha cantado en óperas famosas, como Estados Unidos y Canadá; en el primero se incluye la Ópera de Nueva York, la de Washington, la lírica de Boston, Dallas, Portland, Atlanta, Kansas, Calgary o Connecticut. Asimismo, recibió el galardón a Mejor Cantante en el año 2000 por la Ópera Nacional de Washington; justo ese año fue cuando coincidió con el tenor en “Le Cid”, en Massanet.

Su labor ha traspasado la parte artística; primero, encarnó el papel de Caroline Jefferson en la película de “Miss América”, actuó como solista en la Casa Blanca cuando Bill Clinton ocupaba la presidencia en una recepción a la delegación gubernamental de Italia y cantó el himno americano para la Biblioteca Presidencial George W. Bush. En la actualidad, es profesora asistente en la Universidad Cristiana de Texas y dirige el Festival de la Canción Americana. Hay que destacar también su labor colaboradora: siempre se ha mostrado participativa a colaborar con ONGs y participa en una asociación para impulsar el talento joven.

En cuanto a Melinda McLain, se trata de una mujer que, tras dedicarse a la ópera, decidió volcarse en la religión. Actuó en la Ópera de Los Ángeles, así como en la de Houston, para luego convertirse en pastora protestante.

EL perfil de Angela Turner Wilson

Profesora de canto de 48 años

Como ocurriera en el caso de Patricia Wulf, el rastro de la soprano Angela Turner Wilsoin es difícil de seguir. Se sabe que tiene 48 años y que está retirada de la ópera y se dedica a dar clases de Canto en la Universidad Cristiana de Texas, centro privado amparado por los Discípulos de Cristo. Su carrera se ha circunscrito a auditorios de EE UU y Canadá, como la New York City Opera, la ópera de Dallas o la de Washington, donde sufrió, según su testimonio, el presunto acoso de Domingo, y recibió en 2000 el premio a la mejor cantante del año. Intervino como solista en una recepción en la era Clinton e interpretó «God Bless America» durante la inauguración de la Biblioteca presidencial de George W. Bush.