MENÚ
domingo 21 julio 2019
04:43
Actualizado

Raphael: “No pretendo dejar un legado”

El cantante “e ídolo de masas” recibe el Premio Platino de Honor en la fiesta del cine iberoamericano

  • El cantante Raphael y el presidente del Atlético de Madrid Enrique Cerezo en la Casa de México
    El cantante Raphael y el presidente del Atlético de Madrid Enrique Cerezo en la Casa de México /

    David Jar

Tiempo de lectura 4 min.

11 de mayo de 2019. 20:06h

Comentada
Ulises Fuente 11/5/2019

ETIQUETAS

“Yo soy así, tal cual”, dijo Raphael ante 300 periodistas acreditados para la Sexta Edición de los Premios Platino. El de Linares respondía preguntas de la Prensa con su proverbial vanidad, con su peso específico. Como recordó Enrique Cerezo, presidente de Egeda en la presentación del hombre que “bien podría apellidarse España”, Raphael tiene 335 discos de oro, 50 de platino, y hasta le acuñaron uno de uranio. Ahora recibe un premio del cine cuando apenas ha rodado 15 películas, pero lo hace en calidad de “ídolo de masas”. “Yo soy así –señaló-. No he dado clases de interpretación nunca”, remató como si fuera imposible que diga una mentira.

Después de décadas de trabajo, a Raphael le preguntaron cómo quería ser recordado. Y fue el momento de la humildad: “Yo no pretendo dejar ningún legado, pero se va construyendo. Soy un gran trabajador. Creo que la gente me tiene afecto y cariño y le hablarán bien de mí a sus hijos y a sus nietos. Ese es el legado que me interesa”, señaló el cantante. ¿Valores? Estos: “Yo creo que soy una buena influencia, soy un chico trabajador, honesto, padre de familia. Soy padre de padres de 8 niños –Raphael se resistía a utilizar la palabra abuelo hasta que no tuvo más remedio-. Soy abuelo y creo que soy una persona profesional como nadie con una voz que no está mal. Puedo ser un buen ejemplo de algo”.

El de Linares no cierra en absoluto la puerta del regreso al cine. “No tengo nada firmado pero sí una exclusiva moral y verbal con Enrique Cerezo. Hacemos una película cuando quieras, pero tengo el problema de las giras, que son permanentes y estoy siempre muy atareado”. La película que convenciese al cantante para volver al rodaje después de “Mi gran noche” en 2015, debería “tener un personaje que salga recordando, que el personaje no cargue”, señaló. El intérprete recordó que Álex de la Iglesia le intentó convencer para tres películas antes de lograrlo para la que finalmente llevaron a cabo. Sólo se negaría a una cosa: “Soy muy reticente a y me niego a hacer mi vida. A ver qué cosas se inventan...”.

Inevitablemente, Raphael volvió a hablar del reguetón, el género de moda en Iberoamérica y en el mundo. “Toda música tiene sus valores, algunos mejores y otros peores. A mí no me llama la atención en particular, pero, con lo que sé de música ya en mi vida, creo que lo haría muy bien”, dijo sonriente.

Del cine recordó sus inicios con Antonio del Amo, “que me hizo una prueba en blanco y negro y pasé de hacer una prueba a una película con Mario Camus, que es “Digan lo que digan” y que fue un éxito enorme y a día de hoy se sigue viendo en Rusia”. Sin embargo, el cantante citó como su mejor época la de Vicente Escrivá, con el que hizo películas como “El golfo” rodada en México. “Y, luego, la última, que ha sido con Álex de la Iglesia, que me dio un personaje antipático. Yo vivo en gira continua, pero no he abandonado el cine. El problema es que me llega un guion para la semana que viene, pero yo tengo gira todo el año. Yo estoy dispuesto a seguir haciendo cine, pero que sea compatible con mis giras”.

El músico y actor recibió el galardón de honor de los premios Platino, que antes había sido otorgado a Sonia Braga, Antonio Banderas, Ricardo Darín, Edward G. Olmos y Adriana Barraza. “Para mí ha sido una sorpresa, yo que ando siempre tan atareado. Que me den un premio por mi cine me ha hecho una ilusión tremenda. Espero que mañana sea mi gran noche. Que lo pasen bien”.

Últimas noticias